Presentación del blog

Sencillamente un espacio terapéutico donde reflexionar, debatir y compartir con cierta ironía, y a quien le pueda interesar, mi percepción de la vida a través de reflexiones al más puro estilo personal, aderezadas con buena música -y letra traducida, a veces de forma libre-. Nada o todo de lo aquí publicado responde a la casualidad, ...¿O sí?. Las casualidades NO Existen.

Seguidores

Temas principales

´00 ´10 ´20 ´40 ´50 ´60 ´70 ´80 ´90 abstracto Acid Jazz acrílico Actualidad Acuarela Alberto Vargas Album conceptual Alvaro amapolas Amor ángel Anglada Camarasa Aniversarios Antonio de Felipe Anuario año nuevo apunte Argelia Arte Avedon Barbas Barceló Batallitas Belleza beso Billy Wilder Blake Edwards Blues Bossa Britpop BSO C.N.M.V. Cáncer Carmen Chema Madoz Chiste Cielo Cine Circo Clásica Club 27 Colaboraciones Colores Cómicos Conciertos Coreografía Cracks Cumpleaños Curiosidades Da Vinci Dalí Dance Demonios Denuncia Deporte Derechos Desamor Dibujo Dios Disco Discurso Drácula Drogas Duetos Edgar Allan Poe Educación Einstein El Bosco El día de... El Principito Electrónica Emilio Duró Eros Exposición Fallas fashion Felicidad Flamenco Folk Foto Fotografía Funk Gente Gif Grammy Grunge Guitarrísima Halloween Heavy Helmut Newton Herb Ritts Hijos Hip-Hop homonimosong Ignorancia Impresionismo Indie Intrablogs Jazz Joan Miró Johnny Colt La Biblia Lachapelle Leibovitz lencería Literatura Lovesong Luna madre Magnum Man Ray Mandela Manu Brabo mar Marilyn Monroe Mario Testino Mascletà Matthew Rolston Medio Ambiente MEME Mierda monstruos Muerte Mujer Musical Navidad necrológica negocios nude NYC Oleo Ópera Óscar Paz Pecado Peloempuntasongs Periodismo Picasso Pin-Ups Plagio Poesía Polémica política Positivismo prejuicios Premios primicia Psicología Publicidad Pulitzer Punk racismo rarezas Reflexiones Relato Religión Remember Reto Risas Rn´B Saint-Exupéry San Valentín Santos Inocentes Saramago SDR´R Sexo Ska SM Sol Solidaridad Soul Spain Striptease Subasta sueños suerte supergrupo Surrealismo Tecno The Wall Tiempo toros trabajo Tren Tv Valencia Van Gogh verano Versus vida Videhortera videoclips gloriosos videorpresa Voces yo

miércoles, 14 de agosto de 2013

Erase una vez...

…érase una vez un escorpión que se encontraba en la orilla de un río con la intención de cruzar al otro lado sin saber qué hacer, pues no había troncos, ramas ni ningún elemento útil que le permitiera alcanzar su objetivo con seguridad.
Descubrió una rana que nadaba cerca de la  sabía que habitualmente ayudaba a otros animales a cruzar; le llamó y amablemente rogó que le hiciera el favor de cruzarle nadando a la otra orilla, subida a su lomo.
Al principio la rana se negó rotundamente. Preocupada y sorprendida le respondió: “¡Imposible, te conozco! ¿Cómo voy a cruzarte si tú eres un escorpión?”, y añadió: “No ves que si te subo me picarás y me moriré”.
El escorpión le razonó, “eso sería absurdo, si te pico efectivamente te morirás y yo lo haré contigo, porqué no sé nadar y me ahogaré”.
El razonamiento le pareció lógico, contundente, de peso, y se animó aunque muy desconfiada a cruzarle a nado admitiendo que se subiera encima. El escorpión subió y la rana comenzó a nadar cargándolo en su resbaladiza espalda.
...A mitad de camino, en la zona más profunda y turbulenta del río, el escorpión alzó su aguijón y dio un mortal picotazo a la rana.
La rana ya empezaba a percibir el efecto letal del veneno, agonizando y desorientada no daba crédito a lo ocurrido. Comenzando a hundirse y voz débil, pidió explicaciones a su mortal pasajero: “¿Qué has hecho? ¿Por qué me has picado, no ves que tú también morirás conmigo? ...¡Te vas a ahogar!”, le gritó. El escorpión, consciente de lo ocurrido, no tuvo más que admitir la realidad resignado: “Lo siento, es verdad, ...pero no lo he podido evitar. ¡Soy un escorpión, es mi naturaleza!”

La fábula de “La rana y el Escorpión”, de origen desconocido, se le atribuye a Esopo aunque no se descarta que se trate de un viejo relato popular de origen africano. En cualquier caso, trae una moraleja muy clara: Cada individuo es de una naturaleza difícil de alterar y modelar. Nuestra personalidad es única y quizá invariable, somos de distinta pasta. Uno es lo que es, pese a las circunstancias.

¿Seguro?. Las personas estamos condicionadas biológicamente, socialmente..., educación, religión, valores propios o inculcados, moral, han ido generando el cliché, el molde en el cual nos colocan y encajan pretendiendo que nos mantengamos inmóviles toda la vida, estableciendo los condicionantes que determinan nuestro comportamiento. Es lo que mantiene el Determinismo, donde pensamiento y actos humanos están causalmente determinados por el famoso binomio causa-efecto, descartando las consecuencias del azar.

Por otro lado está la doctrina filosófica contraria, el Indeterminismo, que sostiene que no existe la causa; las acciones no están determinadas, sino condicionadas. Es la clara defensa de la libertad, admitiendo la casualidad y sus efectos.

Yo, sinceramente y a estas alturas... ¡Ya no tengo ni p*** idea!, pero desde luego mantengo una máxima: Jamás hay que quedarse estancando, hay que avanzar, se debe seguir el trayecto incluso con el riesgo de ahogarse. Son las reglas del juego.

Ya puestos a cruzar al otro lado, hoy no se me ha ocurrido mejor elección que un clásico de un grupo de culto: The Doors, con su “Break on through (to the other side)”, canción con el que abrían su primer álbum, y homónimo, publicado en 1967, considerado uno de los mejores discos de todos los tiempos.


(...)
Sabes que el día destruye la noche.
La noche divide al día.
Intenta correr, intenta esconderte, cruza al otro lado.
Pasa al otro lado, vamos pasa.

Aquí perseguimos nuestros vicios, enterramos nuestros tesoros allá,
¿pero te acuerdas que también lloramos?
Cruza al otro lado, pasa al otro lado, vamos cruza al otro lado.

Todo el mundo quiere a mi chica, todos la quieren, a todos les gusta,

¡y ella se crece!
Encontré una isla en tus brazos, un país en tus ojos.
Brazos que encadenan y ojos que mienten, cruza al otro lado, pasa al otro lado, cruza al otro lado.

Montemos un numerito semana tras semana, día tras día, hora tras hora.
La puerta es ancha, profunda y el camino es recto,
vamos, cruza, entra, pasa, siiiií.

..................
Desde luego no existen buenos ni malos, víctimas ni verdugos, valientes ni cobardes. ¿Qué eres rana o escorpión? ¿Cuál es la mejor opción?
Sinceramente pienso que somos ambas cosas, que existe una naturaleza probablemente invariable per se, aunque sí susceptible de evolucionar –opción escorpión-; y que, en el transcurso de la vida, hay que subir a la espalda innumerables elementos que nunca podremos modificar. Todo dependen de la habilidad y resistencia natatoria de cada rana y del riesgo que cada cual quiera o sea capaz de admitir.

¿La conducta humana está programada o determinada? Una respuesta afirmativa anularía la existencia de la libertad. No existe una opción correcta ni única, solo el equilibrio rana-escorpión que cada individuo es capaz de encontrar en sí mismo, porque todos somos rana y escorpión al tiempo.

Bueno, existe otra variable, la de “nadar y guardar la ropa”.
Quién me conoce bien sabrá que a mí esta última nunca me ha ido... esa será otra fábula.

......................
“A menudo hallamos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo”
Jean de La Fontaine (1621-1695). Poeta francés.

49 comentarios:

  1. ¿Filosofando en vísperas del puente de agosto?,¿te pasa algo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada en particular, Tracy, como bien dices tan solo estoy filosofando.

      Eliminar
  2. Puestos a filosofar en vísperas de puente. Y recordando a José Antonio Marina. En la personalidad de un individuo hay tres estratos:
    Nacemos con una personalidad recibida genéticamente condicionada (ser escorpión)
    Una personalidad aprendida: es el carácter. Podríamos decir el conjunto de hábitos afectivos, cognitivos (aprender a ser un escorpión). Hay gorilas que si son criados por humanos luego nunca se ven como los primates que son. (Me desvío, retomo)
    Y una personalidad elegida: el modo como el individuo acepta o se enfrenta a su carácter (ser escorpión como papá, o quizá papá no tiene razón en ir picando a todo el mundo a diestro y siniestro).
    Por ello pienso que se puede nacer escorpión pero, al final, se decide íntimamente ser o no escorpión.

    Felices vacaciones Sergio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena disertación Marisa, y así las virtudes o defectos del carácter nacen ¿o se hacen?. ¿El paso del tiempo y sus huellas no nos cambian?...

      Eliminar
    2. Más que el paso del tiempo nos cambian las experiencias vividas, si has tenido experiencias claro, el paso del tiempo de por sí, sólo produce cambios físicos, vamos que nos hacemos viejos. Según nuestras experiencias se moldea nuestra personalidad, más lo aprendido con papá y la genética. En cuanto a si las virtudes o defectos nacen o se hacen me viene a la mente Rousseau, “el hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe”

      Eliminar
    3. Marisa, con el paso del tiempo obviamente me refería a la experiencia vital, así que estamos de acuerdo; que el hombre nazca bueno o malo ya discrepo, al menos con Rosseau.

      Y dando otra vuelta: ¿un Mozart, un Rafa Nadal o un Miguel Ángel nace o se hace?

      Eliminar
    4. Cuantos Mozarts, Rafas Nadales y Migueles Ángeles se pierden por el mundo porque no pueden o no encuentran medios que canalicen todo su potencial. Hay muchos niños con altas capacidades que son pasto del fracaso escolar. Y cuántos Franz Liszt han llegado a ser un icono gracias a unos padres entregados...

      (Rosseau, yo estoy con él, aquí entre nós)

      Eliminar
    5. Marisa, de niño ya me queda poco pero en cualquier caso a ver si me acaban descubriendo y no me echo a perder.
      :)

      (Recuerdos a Rosseau)

      Eliminar
    6. Jajaja, siento discrepar de nuevo (a estas alturas verás que soy un tostón ;) ) pero tu niño se mantiene intacto dentro de ti, otra cosa es que conectemos o no con él. Y no creo que te hayas perdido nunca.

      (De tu parte, ☺)

      Eliminar
    7. Y dale con discrepator. Pues desde aquí arriba no veo posturas tan lejanas y me re-explico: como niño me refería a la edad y/o la apariencia, pero mi niño interior perdura y espero que no se vaya de manera que siga aprendiendo y sorprendiéndome cada día.

      Me perdí y me encontré, afortunadamente.

      (A ver si un día invitáis a café)

      Eliminar
  3. Desde luego Marisa ha hecho un comentario redondo, con el que estoy de acuerdo. Creo que me adelantó argumentando jajajaja.
    Pues ya está, todo filosofado.
    Buen fin de semana, larrrrgo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, San, convencido de que esto puede estirarse mucho más, cosa que desgraciadamente no se puede hacer con el fin de semana.

      Eliminar
  4. la verdad, Sergio, me ha gustado mucho esta entrada, hacia tiempo que no venía, y no se ni cómo lo has hecho pero te veo cruzando el río perfectamente a salvo.

    Un abrazo. Besos.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amapola, para cruzar algunos ríos hay que estar muy preparado.

      Eliminar
  5. Bueno, pues que disfrutes del puente. Un abrazo.

    :)

    ResponderEliminar
  6. Bueno, me refería al puente de agosto. Besos.

    Pero me da igual, disfruta de todas maneras.

    ResponderEliminar
  7. Este post me hizo recordar una canción de Serrat: "Uno sólo es lo que es y anda siempre con lo puesto. Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio"
    Claro que traemos una genética que nos condiciona bastante y también creo que tenemos la posibilidad de optar y mejorar. Pero también creo -modesta opinión- que hay ciertas cosas que no cambian nunca. (Ups! me salió la genética trágica española) ;-)
    Abrazo enorme, bro! From the other side! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Serrat me gusta más su faceta de letrista que la de músico, la de filósofo de la vida sobre la de músico.

      La esencia no cambia nunca.
      Regards to the other side, my sis.

      Eliminar
  8. Yo creo q hay un poco de verdad en cada pequeño pensamiento q has descrito y q ninguno de ellos es absoluto y necesario. Creo en el azar pero también creo q todo efecto tiene una causa y q donde llegamos es producto de nuestras elecciones en las disyuntivas. Hay quien lo llama destino pero para nada creo q esté escrito. Creo q el hombre tiene su naturaleza, desde luego, pero no la creo invariable. Todo lo contrario, creo q somos distintos conforme vamos viviendo. En fin muy interesante, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es interesante, inma, fíjate que conforme voy contestando a los comentarios voy cambiando de opinión...
      :P

      (De acuerdo contigo)

      Eliminar
  9. ¡Ah, Morrison,con esa voz tan particular y doliente! Respecto a la fábula, ojalá supiéramos reconocer a los escorpiones mucho antes de su picada.
    Besos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. virgi, a los escorpiones y tiburones por lo general se les reconoce tarde.
      :(

      Eliminar
  10. Gracias San me alegra mucho que te haya gustado mi argumentación. Creo en la libertad del individuo a decidir, a no ser que ésta esté mermada por la presencia de sustancias alcohol, drogas, tabaco, glutamatos o potenciadores del sabor (E-621)... y un largo etc que en España (esa sí puede ser nuestra genética trágica española) algunas de ellas dejan pingües beneficios gracias a los impuestos que las gravan.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, de nuevo gracias por las aportaciones, es más, tienes sección específica para ello: una para drogas y otra para impuestos.

      Eliminar
  11. Coincido con Marisa. Se puede luchar contra la naturaleza de uno mismo y decidir qué camino seguir. Y la prueba está en que todos somos diferentes, de no ser así, todos actuaríamos siempre de la misma manera.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a Dios (o quien sea) que no todos somos iguales Elvis, un mundo de clónicos crónicos sería horroroso.

      Eliminar
  12. La naturaleza se modela con la educación y la integración en un grupo social que impone unas normas de conducta, pero "la cabra tira al monte" (es decir, la naturaleza siempre tiende a emerger), así es que es comprensible lo del escorpión, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ginebra, un amigo con fama y alma de golfo me suele decir que el que nace potro muere saltando, es lo mismo pero más hípico, que seguro que te gusta más.
      ;)

      Eliminar
  13. Tuve un debate con un antiguo compañero de trabajo sobre este tema. Él decía que somos puro aprendizaje y yo decía que el aprendizaje sólo camufla el instinto. Cuando las patatas queman, te olvidas de todas las convenciones sociales y sólo piensas en sobrevivir. Así lo veo yo, al menos. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay HPs que por más traje y corbata se pongan no engañan a nadie. El planteamiento de las patatas no lo pillo, pero queriendo entender lo que quieres decir te diré que sí.

      Eliminar
    2. Quiero decir "cuando las cosas se ponen complicadas...". Si es que esto de haber vivido al otro lado del charco a veces me hace decir cosas raras. Jajaja.

      Eliminar
    3. Lo que yo decía, que sí.
      ;)

      Eliminar
  14. Creo que todos nacemos con tendencia rana o escorpión. Lo bueno es saber moldearla. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moldear es un término que me produce cierto rechazo, prefiero decir adaptar, susana. Manías que tiene uno.

      Eliminar
  15. Me ha gustado mucho este texto. Hace tiempo una amiga me pasó la historia y me dijo que yo era más escorpión, que era mi naturaleza, y probablemente lo sea.
    Creo que mi opinión se sitúa en un punto medio entre el determinismo y el indeterminismo. No creo que todo, absolutamente todo, esté condicionado. Pero está claro que el entorno nos condiciona, que lo que vivimos nos va formando. Ahora bien, pienso que también existe la casualidad y una base genética en nuestro carácter de la que no podemos huir. Todo lo que nos rodea ejerce un poder sobre nosotros, pero no nos afecta a todos por igual, es obvio. Ahí es donde entra la naturaleza, las características personales.
    Comparto lo de que siempre hay que ir hacia delante, o como leí hace poco "Si ves a un tigre puedes hacer dos cosas, matarle o huir, ambas son válidas pero lo que no puedes hacer es salir corriendo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cé, no sé qué eres pero no hay una opción buena ni mala, cada cual es el bicho que es, su propia naturaleza base que el paso del tiempo le hará pulir. En mi opinión ser "lo mismo" toda la vida es tan anti natural como aburrido.

      (¿Con el tigre huir no es salir corriendo?)

      Eliminar
    2. Ay, jo. Me confundí. Era "lo que no puedes hacer es quedarte quieto.

      Eliminar
  16. a vrces vivimos en un mundo de etiquetas
    de estigmas...
    no se si determines tu destino. a veces por culpa de otros te crees cumplir o llegar hasta cierto punto


    y de acuerdo contigo y a la convicción de cualquier ser humano siempre hay que avanzar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, creo que al final de tu vida es cuando eres consciente de lo que nos deparó el destino, luego cada cual que lo llame como quiera.

      Eliminar
  17. Pues yo creo que algunos rasgos de nuestra personalidad no se pueden alterar, pero otros, al menos modelar o suavizar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos de acuerdo en este punto odiealex, al menos hoy.

      Eliminar
  18. También estoy de acuerdo con ustedes, pero siempre traigo conmigo la ilusión de que una persona puede cambiar para mejor, evolucionar e poder elegir entre picar o no picar el projimo...Bsotes de Silencio, Sérgio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También lo creo así, Silencio. Es la base de la educación.

      Eliminar
  19. Hi Sergio:) What a great story!! An eye opener:) Beautiful photo and music too. Thanks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. renate, I have eyes wide open.
      Thanks to you.

      Eliminar

¿Decías...?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...