Presentación del blog

Sencillamente un espacio terapéutico donde reflexionar, debatir y compartir con cierta ironía, y a quien le pueda interesar, mi percepción de la vida a través de reflexiones al más puro estilo personal, aderezadas con buena música -y letra traducida, a veces de forma libre-. Nada o todo de lo aquí publicado responde a la casualidad, ...¿O sí?. Las casualidades NO Existen.

Seguidores

Temas principales

´00 ´10 ´20 ´40 ´50 ´60 ´70 ´80 ´90 abstracto Acid Jazz acrílico Actualidad Acuarela Alberto Vargas Album conceptual Alvaro amapolas Amor ángel Anglada Camarasa Aniversarios Antonio de Felipe Anuario año nuevo apunte Argelia Arte Avedon Barbas Barceló Batallitas Belleza beso Billy Wilder Blake Edwards Blues Bossa Britpop BSO C.N.M.V. Cáncer Carmen Chema Madoz Chiste Cielo Cine Circo Clásica Club 27 Colaboraciones Colores Cómicos Conciertos Coreografía Cracks Cumpleaños Curiosidades Da Vinci Dalí Dance Demonios Denuncia Deporte Derechos Desamor Dibujo Dios Disco Discurso Drácula Drogas Duetos Edgar Allan Poe Educación Einstein El Bosco El día de... El Principito Electrónica Emilio Duró Eros Exposición Fallas fashion Felicidad Flamenco Folk Foto Fotografía Funk Gente Gif Grammy Grunge Guitarrísima Halloween Heavy Helmut Newton Herb Ritts Hijos Hip-Hop homonimosong Ignorancia Impresionismo Indie Intrablogs Jazz Joan Miró Johnny Colt La Biblia Lachapelle Leibovitz lencería Literatura Lovesong Luna madre Magnum Man Ray Mandela Manu Brabo mar Marilyn Monroe Mario Testino Mascletà Matthew Rolston Medio Ambiente MEME Mierda monstruos Muerte Mujer Musical Navidad necrológica negocios nude NYC Oleo Ópera Óscar Paz Pecado Peloempuntasongs Periodismo Picasso Pin-Ups Plagio Poesía Polémica política Positivismo prejuicios Premios primicia Psicología Publicidad Pulitzer Punk racismo rarezas Reflexiones Relato Religión Remember Reto Risas Rn´B Saint-Exupéry Salgado San Valentín Santos Inocentes Saramago SDR´R Sexo Ska SM Sol Solidaridad Soul Spain Striptease Subasta sueños suerte supergrupo Surrealismo Tecno The Wall Tiempo toros trabajo Tren Tv Valencia Van Gogh verano Versus vida Videhortera videoclips gloriosos videorpresa Voces yo

viernes, 3 de julio de 2015

Ojos que no ven...







Todas las fotografías son de Steven McCurry
(c) Magnum Agency / National Geographic
El orden lógico que suelo seguir a la hora de escribir una entrada en el blog responde a una asociación de ideas entre aquello que pretendo contar y el tema musical que acompaño, siendo este último el que surge inspirado por el asunto tratado salvo que claramente no haya una anécdota, noticia, serie fotográfica, reflexión o broma, y la música en sí misma sea la excusa. Por último encuentro la cita que en ocasiones se lleva todo el protagonismo, cuido que guarde coherencia al menos con el texto y si es posible también con la letra de la música. Sin embargo hoy los acontecimientos traen un orden distinto, todo danzará al son de la música.

Con la intención de publicar una canción que lleva tiempo rondándome la cabeza he querido inspirar todo el contenido en su letra, presentando diversos enfoques muy dispares y todos posibles, a su vez con distintas citas de las que beber, cuestión que ha hecho el juego más confuso. ¿Posibilidades?, múltiples autores: "Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias" (John Locke); "Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una" (Voltaire); "No hay mal (ni bien) que cien años dure", y el obvio "Ojos que no ven, corazón que no siente"... ya centrado en el refranero popular me lleva a hacer sonar notas aparentemente alejadas en el pentagrama: felicidad, ignorancia, emociones, conceptos suficientemente complejos y amplios como para permitir dedicar un blog específico a cada uno de ellos y que sólo pueden ser abordados por partes para indefectiblemente volver a juntarse.
Empezando por la noción de Felicidad, definir ésta o sus causas puede resultar agotador. Dijo Umberto Eco que “aquellos que aspiran a ser felices de modo constante (aquí o en otro mundo) son unos cretinos”. Precisamente sospecho que la causa de la infelicidad está en su permanente búsqueda sino de ésta de sus síntomas: en la pugna de lo beneficioso frente a lo adverso, el placer contra el dolor, la risa como respuesta a la tristeza, la eterna huida del miedo, de las angustias, de lo desconocido, la lucha contra la incertidumbre, de satisfacer los sentidos y las emociones. Percepciones subjetivas y muy relativas, cuando la "verdadera felicidad" o un concepto razonable de ésta es renunciar a esa idea imposible que es la felicidad permanente, lo cual aporta mucha tranquilidad por batalla perdida que es.
"La felicidad no es un ideal de la razón, sino de la imaginación" decía Inmanuel Kant, cuestión que no seré yo el que se atreva a rebatir, a lo que añado la cita de Miguel Delibes cuando dijo que "la felicidad no existe y a lo mucho que se llega, a lo largo de la vida, es a briznas de dicha que se deshacen como las pompas de jabón", obsesión constante de filósofos y pensadores y para los que no se ha encontrado fórmula.

Con un ligero esbozo de lo que puede significar la felicidad en su forma más esencial estaremos de acuerdo en que se trata de una aspiración universal, codiciada sin distinción de géneros, razas, religiones o credos, con una clara componente emocional y a la que con mucha suerte podremos aspirar a instantes fugaces, que cuanto más abundantes sean mejor y donde cantidad siempre es mejor que calidad. Ahora bien, pretendiendo gozar de muchos pequeños momentos felices habrá que sacrificar, renunciar y huir de los elementos dinamitadores, los que restan y generan frustración, los que apagan y atentan nuestra sensación de paz, y aquí, igual que es personal cada faceta vital que produce goce, también lo son las que cargan contra ella.

Lo material, o mejor dicho su ausencia no me frustran, mis necesidades esenciales e incluso a mayores están perfectamente cubiertas, y con total seguridad la de cualquiera que sea capaz de leer estas líneas. Dicho ésto, es función de lo poco o mucho materialista que cada uno sea, valorar su personal nivel de desgracia, si bien hay quien puede creer que tener una segunda vivienda es un concepto básico, podría asomarse aunque sea por "morbo", a la información de una O.N.G. cualquiera y disipar su triste y miserable idea; también podríamos extrapolarlo a problemas de educación, de atención sanitaria, servicios, capacidad adquisitiva, seguridad ciudadana, etc. y no por ello hay que admitir renunciar a muchos derechos que tanto ha costado alcanzar, pero que distan años luz del alcance de millones de personas de este mismo planeta. Eso sí, estas reflexiones implicarían empatía, adquirir conciencia de lo que este mundo realmente es y podría atentar con la noble idea de Groucho Marx: “Hijo mío, la felicidad está hecha de pequeñas cosas: un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna...

Nos conviene mantenernos ignorantes todo lo que podamos y reconozco ser el primero que evita cierta información por dolorosa, por debilidad, rasgar mi fibra sensible, por minar mis emociones, por hacerme sufrir. No sólo soy irresponsable por cambiar de canal o no profundizar en lo que no me conviene saber, sino que procuro “ocultar” a mis hijos una realidad cruda que sí les muestro en conceptos, como ideas por las que luchar, pero sin descubrir desnuda la evidencia. ¿Cobardes? ¿egoístas? ¿insolidarios?, ¿proteccionistas?, ¿cómodos?, es posible, o una nueva manera para “sobrevivir” o de liberación.

¿Dónde quiero llegar con todo esto?: A ningún sitio y tal vez ahí esté la clave, vivir y ser feliz es disfrutar de lo que que depare este viaje y adoptar la "ignorancia" como opción, sin hoja de ruta, sin ambiciosas metas que alcanzar y sin ánimo de querer explicar lo que probablemente no tenga explicación y mucho menos de un futuro incierto.

Posiblemente todo sea una cuestión de percepción, de algo que no existe o que sin embargo siempre ha estado ahí, la “felicidad” como proyecto aunque no como meta, un estado emocional del que si no se sabe o no se quiere ver, siempre es más fácil autocompadecerse justificando lo dura, triste y lamentable que es la vida. Es posible que de aquí derive la idea de que la justicia es ciega, pero ese sería otro dilema y quedaría demasiado largo.


Spiritualized. "Out of sight" (Let It Come Down, 2001)

(...)
Ojos que no ven es siempre un corazón que no siente
y creo que un corazón que no siente son ojos que no ven
Sólo buscaba algo de paz y tranquilidad de espíritu
y no pude encontrar mi paz
Dicen que más dura es la caída
pero me he caído y no estoy seguro
Sabes que he caído otras veces
y sencillamente no puedo soportar caer más.

Si soy bueno podría añadirme años de vida
pero prefiero añadir algo de vida a mis años
La vida es realmente lo que haces, dicen
Ni siquiera he podido decidir hoy
El mundo sigue girando, me mantiene en mi sitio
De donde estoy tan sólo hay tres millas hasta el espacio
la posición del espacio es todo el espacio que puedo soportar
la gravedad sigue manteniéndome abajo.


...............
"Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse."
François de la Rochefoucauld (1613-1680). Escritor francés.

75 comentarios:

  1. Maravillosa entrada. Estas reflexiones sobre la felicidad y todo lo que ocurre alrededor nos hacen pensar. Y que bueno que sea de Spiritualized la canción que vino a acompañarnos. Porque algo de increíble plenitud encierran sus melodías...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Darío, Spiritualized es un grupo complejo que nunca deja de sorprender, lleno de mensajes explícitos pero en ocasiones otros muchos ocultos. Repetiremos.
      Gracias.

      Eliminar
  2. Hace años,el profe de Filosofía nos dio a elegir varios temas para realizar un trabajo y yo me quedé con el de Eudemonismo.
    Craso error que me costó horas y horas de estudio para llegar a las conclusiones, o mejor a la conclusión, de que ni tan siquiera los filósofos se ponían de acuerdo a la hora de descifrar,valorar o definir un concepto tan irreal o metafísico como la felicidad.

    Cada uno de los que leí e investigué tenía sus teorías, desde Aristóteles que me resultó más virtuoso a Kant,que se inclinó por la felicidad obligatoria y alguno que otro más.

    La felicidad sigue siendo una meta etérea e intangible que nos proporciona un placer interno difícil de describir,pero que nos llena tanto para bien,que nos resulta imposible de olvidar.
    Por el contrario,esos instantes,que a la postre son eso: instantes, son tan placenteros que ansiamos alargarlos de forma indefinida, omitiendo de forma voluntaria,la certeza del imposible que anhelamos.

    Llegar a asumir que vivimos de momentos encadenados y que de entre ellos,algunos nos hacen sentir bien y otros no y punto, es una ardua tarea para la que según la personalidad de cada cual, se hará más o menos ingrata.

    Tal vez lo mejor sea eso, dedicarse a ignorar lo que supone ser feliz e intentar saborear lo mejor de la cadena,dejando que lo malo o no tan bueno,no nos engulla por completo, sino dejarlo pasar en el tiempo.
    Éste último, sí que tenemos asumido que es imperturbable.
    Lo que me has hecho pensar y hablar,(bueno escribir)con esta entrada!
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marinel sigue pensando/escribiendo, sobre todo si es tan bueno como lo que has traído, se engulle sin atragantar.

      La felicidad debería ser obligatoria, o al menos no ser negada sin elección a millones de personas.

      Eliminar
  3. Siempre quise rematar una entrada de blog con "Out of sight", o con Spiritualized en general. Me quedo con la cita de Umberto.

    Cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intento cuidarme, Rafael, y hasta que me cuiden.
      Lo mismo te deseo.

      Eliminar
  4. Una entrada impresionante, la música casi está a la altura.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres una exagerada, Pilar, pero gracias.
      :)

      Eliminar
  5. GENIAL ENTRADA SERGIO!!!!
    Me hizo mucha gracia lo que Ana Obregón(no es santa de mi devoción...)dijo en un programa sobre la felicidad..."La felicidad es ese momento entre una putada y otra..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anita O. no debe estar tonta, BEGO, ten en cuenta que tiene varias carreras además de las profesional, en la que te vas encontrando putadas. Es lo que tienen las putadas, mitad puta y mitad hadas.

      Eliminar
  6. Tambien a mí me ha encantado tu entrada Sergio, lo que dices y como lo dices. Y es tan cierto, qué es la felicidad o existe la felicidad plena....todo es tan relativo y frágil como queramos verlo. Creo que una de las causas de mayor infelicidad para nosotros los del mundo "civilizado", es la continua comparación entre lo que tenemos o lo que tiene el vecino. El concepto de felicidad debería analizarse en aquellos que no tienen nada, y me refiero al "nada" que es para los de este lado, los del mundo mal llamado civilizado,
    Un beso Sergio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es nuestra condena, Carmela, el oteo continuo del vecino y de nuestro propio ombligo. Cuando estuve en Argelia fui consciente de que mucha de sus gentes lo tenían TODO y a nuestros ojos no tenían NADA.

      Eliminar
  7. Uf... los filósofos y la felicidad...
    Se me ocurre citar a Epicuro de Samos. Él creía haber descubierto el camino a la felicidad. Decía que como no entendemos nuestras verdaderas necesidades somos víctimas de deseos sustitutivos, y (según él) nuestras verdaderas necesidades son:
    1) tener amigos, pero como compañeros permanentes, no solo esporádicos
    2) libertad, es decir: independencia económica, ser autosuficientes, no depender siquiera de las opiniones ajenas
    3) una vida bien analizada: tiempo para la meditación y la reflexión, alejándonos de las distracciones que impidan este análisis que hace posible que disminuyan nuestras ansiedades.

    Pero, bueno, si quisiéramos saber más sobre felicidad habría que preguntarle a Matthieu Ricard, que por algo ha sido señalado como el hombre más feliz del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ah, y aún no lo he dicho: la canción es una preciosidad :)

      Eliminar
    2. No lo conocía, raindrop, gracias, es posible que Epicuro no fuera desencaminado, en líneas generales no se aleja mucho de Raimon Panikkar y su Invitación a la Sabiduría, aunque ahora dudo de si fue ahí o se lo oí en unas entrevistas; en cualquier caso parece que si no llegas a ser budista sí hay que gozar de cierto grado de espiritualidad para alcanzar un grado elevado de felicidad.

      Eliminar
  8. Saber lo que no debiera saberse también es ignorancia? Por cierto, el título de esta entrada me ha recordado una de mis frases preferidas: Ojos que no ven, ostia que te pegas. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...también está la opción de mierda que pisas, Mandarica.
      :)

      Eliminar
  9. Muy buen post!
    Hace un tiempo entendí que somos una sucesión de pequeñísimos instantes. Pasamos del "soy" al "fui" en un abrir y cerrar de ojos (literalmente) Ergo creer que las situaciones son permanentes es un error. Ni la tristeza, ni la felicidad son estados permanentes. El hombre es un ser en situación, dicen algunos. Y esas combinaciones nos modifican, noe elevan o nos hunden hasta lo impensado.
    Me es imposible mantenerme al margen de las injusticias, pero soy conciente que muy a mi pesar, no puedo resolverlo sola (años de terapia me convencieron)
    Creo que la clave está en transitar el camino y aprender a convivir con los malos momentos y gozar los buenos...
    Menudo trabajo!!!
    Saludos, don Sergio!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Bee Borjas, una clave que mucha gente no acaba de encontrar ni aprender en toda su vida. Cuesta.
      Saludos, doña.
      :)

      Eliminar
  10. Una entrada impresionante!!! Me ha recordado lo que senti viendo esta exposición hace unas semanas. de:http://www.mcu.es/novedades/2012/novedades_TAB_Gervasio.html
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ceditas, Gervasio Sánchez es un fotógrafo impresionante, una referencia internacional del fotoperiodismo. Impactantes imágenes ha paralizado con su cámara, algunas deben estremecer.

      Eliminar
  11. Yo opino que la felicidad está en el camino más que en el destino. Si en el viaje uno se siente bien, no hay duda de que se está en la senda correcta. Travesías, muchas, tantas como deseos o personas, personales e intransferibles. Lo que es bueno para uno no tiene por qué serlo para otro.
    Respecto a la verdad o al conocimiento, cada cual intuye hasta donde está dispuesto a saber. La felicidad del ignorante: una opción. ¿Ideal? No.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, me gustaría conocer, saber y aprender de tantas cosas y por otro lado no saber jamás que otras existen...
      En los viajes hay que ir sin prisas ni cargas, sólo así se puede disfrutar. Qué difícil es a veces.

      Eliminar
  12. Felicidad es vivir conciente,aquél momento en el cual no deseas nada más de lo que hay.
    Cada cual tiene los suyos pero que tampoco son eternos y el no aceptar que eses momentos lleguen a su final... genera la infelicidad.

    muy buenas frases y buena musica.

    gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, ser consciente de la dicha es lo que da plenitud, pero saber de la desdicha... ¿vale la pena ser tan consciente, ALTIVOLANTIS?

      Gracias a ti.

      Eliminar
  13. Yo creo que sí existe, pero es tan subjetiva para cada uno...y en base a eso unos tienen más "facilidad" que otros en alcanzarla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que existe, Meg, yo soy capaz de afirmar, valientemente, que lo soy, con alguna nube que pasa rápido y no puedo controlar pero que de momento puedo ver venir. Ni me quejo.

      Eliminar
  14. Que buen post, y que actual para mi!!!. Con todo esto de la crisis, y después de años de sobreinformación y de implicación medianamente activa, he decidido mantenerme desinformada hasta que mi situación laboral mejore, puesto que cada noticia recibida es como una losa que me aplasta, me desanima y me quita la energía y la motivación. Actualmente muchas personas están tomando esta decisión, y el problema que yo le veo, es que si todos nos inclinamos hacia la ignorancia, harán con nosotros lo que les de la gana (aunque ya lo están haciendo), y la mierda seguirá aumentando sin darnos cuenta. Por lo menos si decidimos no ver, no oir...deberíamos ser conscientes de que existen otrsa realidades y vivir nuestra vida acorde a ello, y eso se refleja sobre todo en nuestrsa conductas de consumo.
    Pues en esta tesitura me encuentro, dudando, dudando y dudando...

    Steve Mc Curry es uno de mis preferidos, es de esos que ha decidido no ignorar y mostrarnos lo que ocurre en otros lugares, captar miradas, instantes que remueven a cualquiera que tenga un poco de sangre en las venas.

    Te deseo suerte en tu camino de búsqueda de la felicidad!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo te deseo, volboretinha, y que por ese camino nos encontremos. Ni lo dudes.

      Eliminar
  15. Me parece que eran los estoicos los que decían que la felicidad no consistía en satisfacer necesidades sino en no tenerlas. Ma parece una forma de ver la vida bastante sabia pero también un poco coñazo, con el pequeño yate de Groucho parece más animada :p

    La felicidad está en todas partes, en una mirada, en el sexo, en un libro, un rayo de sol, el abrazo de un amigo, en un cine, en un bar... y se disfruta más cuanto más consciente eres de la mierda que te rodea, porque quieras verla o no, ahí está.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece que se dice, Lobo, que más feliz es el que menos necesita, cuestión que no significa que Groucho fuera desencaminado.
      La felicidad puede estar en todas partes pero no está a los ojos de todo el mundo, hay que saber mirar, saber sentir como calienta el sol y lo simple y admirable que es el sonido del silencio si uno lo busca.
      El factor comparativo es importante sin duda, cuando más marrón sea el fondo más blanco se ve el color crudo al contrastarlos.

      Eliminar
  16. Recuerdo que mi madre siempre me decía que aprovechara al máximo esos fugaces momentos en los que me sienta bien, feliz; que son instantes que no vuelven. Pensaba que era una exagerada, pero el tiempo le ha dado la razón pues pienso, como ella, que la felicidad son esos pequeños instantes, momentos, y que hay que saber estar´"aquí y ahora" para saber aprovecharlos. Lástima que sea ella ahora la que no se aplique el cuento. Bueno, la vida es así de curiosa, a veces.
    Y con el tiempo también he experimentado que cuanta más paz interior tienes, mejor te sientes y esto,para mí, es sinónimo de felicidad. Sonreir también ayuda, y mucho, aunque no lo parezca.
    Bonitas reflexiones, me ha gustado mucho tu entrada, y comparto muchos de tus pensamientos.
    Y respecto a la ignorancia, hay veces que nos tapamos los ojos para no sufrir, pero pienso que es una defensa y que a veces es legítimo hacerlo
    Pero no se puede vivir totalmente en la ignorancia, y hay que conocer la verdad, aunque nos duela, para saber dónde estamos en todo momento.
    Las fotografías son impresionantes.
    Enhorabuena por tu entrada, te lo has currado mucho.
    Un beso, K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabría decirte, no sé si con la edad acumulas vivencias que van pesando, aunque los momentos felices también suman y deberían compensar equilibrando la balanza.
      Sonreír ayuda y recibirlas más. La tuya es preciosa, por cierto.
      Un beso K.

      Eliminar
  17. Pues sí, ojos que no ven, corazón que no siente. Qué jodido está el mundo. Tremendas fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas partes mucho más jodidas que otras, Johnny.

      Eliminar
  18. Unas fotos impresionantes, muy sobrecogedoras... te dejan con el corazon en un puño... aun me siento impactada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si entras en su "book" no recuperas la respiración, M*.

      Eliminar
  19. Las fotos me han dejado traspuesta....venía siendo feliz hoy, hasta ahora...espero volver a quedarme ciega en breves momentos.

    Kisses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorry, Sincopada, no era la atención. La bondad de la ceguera no fisiológica, siempre que sea como actitud o provocada... es tan cómoda.

      Eliminar
  20. Me quedo con que la felicidad es un proyecto. No deberías ocultarle esas cosas a tus hijos, aunque sea poco a poco sin son pequeños aún. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, susana, ya que está más que demostrado que la letra con sangre no entra, enseñar la realidad con vísceras y sangre tampoco creo que sea saludable ni conveniente.

      Eliminar
  21. McCurry me parece un fotógrafo estupendo, un fotorreportero con mucha sensibilidad...
    En cuanto al tema que "nos ocupa", bueno, es algo intangible e incomprensible... yo me quedo con la reflexión de Locke.
    Besos de noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ginebra, McCurry es capaz de mostrar el horror más desgarrador con la estética más bella, un don único.
      Buenas noches.

      Eliminar
  22. Magnífica entrada,Sergio!!!Es todo un tratado de la felicidad!Sigo pensando en lo que decía el otro día Deepack Chopra y que tú también has dicho...Hablaba de la búsqueda y estudio de la existencia y la felicidad por parte de un shaddu y la infelicidad de éste ...y la felicidad de una abuela jugando con sus nietos,tranquila y dentro de su ignorancia al otro lado del río donde él se hallaba...La frase de que la felicidad es una condición de la mente y no una disposición de las circunstancias...no puede ser más cierta!!Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No somos conscientes de la fortaleza y debilidad de la mente al tiempo, BLOGOSFERIA. Nuestro mejor o peor enemigo según nos acabe tratando.

      Eliminar
  23. Ojos que no ven....... vida entre sus pestañas que se pierde...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se pierden lo que no debieran, es posible, Lola.

      Eliminar
  24. No existe peor ceguera que la ignorancia...Y LA INDIFERENCIA, y creo que vivimos una época de ceguera como pocas en la que una "realidad" económica y financiera se ha adueñado de nuestra visión de las cosas. Hace unos años, desde nuestra confortable ¿felicidad? material, todavía éramos capaces de mirar a otras realidades más injustas y difíciles que la nuestra, ahora parece que sólo somos capaces de mirar hacia ese abismo indeterminado al cual estamos abocados a caer, o eso dicen los medios.

    También me parece acertada la idea de que la felicidad es una disposición de la mente aunque, como nada es absoluto, tampoco podemos escapar a la influencia de las circunstancias.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los medios cada vez les hago menos caso, incluso cuando contrasto las distintas partes interesadas, sólo entienden de un juego, echar más leña a la maquinaria para ver si revienta. No sé si empiezo a ignorarlos o a no creerlos, Ana.

      Eliminar
  25. Muy buena la entrada!

    Yo prefiero saber, así puedo agradecer cada mañana estar como estoy, al final aprendes a apreciar mas las pequeñas cosas que te da la vida, para las grandes siempre puede haber tiempo, o no.
    Deberíamos cambiar nuestra escala de valores para disfrutar mas plenamente de nuestras vidas.

    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pikina, te aseguro que esas pequeñas cosas de las que disfrutas son muy grandes. Sé feliz.
      B7s.

      Eliminar
  26. La ignorancia puede ser una liberación, una condena, un alivio, un arma dolorosa, tiene mil caras posibles, supongo que cuando se escoge voluntariamente y se dosifica, es gloria bendita.

    Gracias por los comentarios que tanto han aportado, lo complementan y es cuando enriquecen la entrada; ninguno merece ser ignorado, todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  27. Sabía que iba a llegar tarde para comentar esta, tu propuesta; sin embargo no quería dejar pasar la oportunidad de hacerlo, debido a que mucho me ha gustado el contenido y la forma de proponer el tema.

    Yo creo que, evidentemente es más fácil llegar a ser felices si logramos un estado de ánimo predispuesto a serlo; es una cuestión de voluntad, de proponérselo desde uno mismo. Pero también es lógico que tengamos que omitir una parte de esa realidad que nos boicotea continuamente; es lícito hacerlo si al final escapa a nuestras posibilidades de modificarla.
    Además, caemos en esta opción de “ignorancia voluntaria” para protegernos o para proteger a quienes más queremos.

    Sin embargo, y a pesar de que a los chicos les “filtramos” la realidad para preservarlos, la mayor responsabilidad, además de los valores humanos, es brindarles la libertad de encontrar su propia receta para lograr la felicidad. Nada sencillo, seguramente.

    Esta ha sido una entrada que incitó a pensar bastante en cosas que a lo mejor ya las teníamos claras, pero que siempre es bueno volver a analizarlas y, en todo caso a retomar impulso para lograr estar mejor.

    Gracias, Sergio.

    Saludos.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca es tarde si la dicha es buena, o dicho de otra manera la felicidad nunca hace tarde. Un comentario tan gratificante y enriquecedor como el tuyo no es a destiempo ni admite filtros, es compartido y bien recibido.
      Según la naturaleza de cada uno es más fácil ser feliz, violento, sincero, vago... pero si cada día se trabajan ciertas facultades podemos hacer nuestra vida y la de los demás más agradable.
      Gracias a ti, Sinuhe.

      Eliminar
  28. Una entrada de antología. Hago mías tus reflexiones, tus dudas y certezas que tantas veces me he hecho a mí misma, aunque nunca hubiera podido expresarlas mejor. Gracias Sergio. Y como siempre, buena música acompañando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasar y comentar, Carmen. Un placer.

      Eliminar
  29. Yo no me atrevería a disertar sobre algo tan "abstracto" como la felicidad; puede que para mí la felicidad, aplicada a este momento de mi vida, sea la posibilidad de pasar dos días en casa sin ningún tipo de obligación, y el sumun de mi felicidad sería quince días de viaje a cualquier parte y llenar la tarjeta de memoria de mi cámara. El no va más de la felicidad para un hambriento sería poder comer todos los días, aunque fuese un poco. Etc... etc...
    Encuentro que es una osadía decir que uno no es feliz porque no quiere. Sería demasiado fácil y opino que es un tema más complejo de lo que parece porque influyen demasiados factores.

    Decía Einstein que "La teoría es asesinada tarde o temprano por la experiencia."

    BsoT.





    BsoT.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. VeraE, la felicidad suele ser una cuestión de contrastes, sobre todo para aquellos que no tienen opción y por ello cada época tiene su etapa de inconformismo. Recuerdo muy, muy joven llegar a querer trabajar por querer tener responsabilidad y algo de dinero, cuestión que ahora cambiaría por disponer del tiempo que me "sobraba".
      ...Por algo se dice que Einstein era un genio. Sabio él.

      Eliminar
  30. Creo que, cuanto más ignorante sea uno, más feliz. Un poco triste admitirlo así pero lo tengo más que comprobado. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así es, aunque a riesgo de recibir duras críticas por ello, hoy curiosamente he leído un artículo de Perez Reverte al respecto: http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/689/prefieren-no-mirar/

      Eliminar
  31. la felicidad... no hay que creérsela... quizás un buen motor para seguir caminando la vida!

    gracias por pasar por casa! un saludo,



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay que creer que aspiramos a ser felices.
      Gracias por devolver la visita, mónica.

      Eliminar
  32. Lo escribí hace 3 años, en otras circunstancias personales, sin embargo (me) conviene recordarlo, porque hay cosas que se deben saber...

    ResponderEliminar
  33. Buenos días Sergio, unas imágenes impactantes como siempre en una preciosa entrada de tu blog.
    Bs.

    ResponderEliminar
  34. Enhorabuena, Feliz semana.
    :) y feliz finde.

    ResponderEliminar
  35. Merecía su re-publicación.
    Todo es interesante,tu texto,la cita y la canción...ufffff

    Buen fin de semana y kss

    ResponderEliminar
  36. Ese fotógrafo tiene fotografías magníficas.
    Tengo algunas guardadas,la de la niña afgana por ejemplo,quizá pronto la postee.
    Ciao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo un libro suyo, una cuidada estética que contrasta de pleno con una cruda realidad.

      Postea, postea...

      Eliminar
  37. La felicidad, una actitud o el arte de encontrar la manera de gozar ante cualquier circunstancia, y si existen buenas compañías alrededor se multiplica.
    Una entrada redonda y muy sagitariana :) en todos sus aspectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. emejota, los sagitario somos así.
      ;)

      (Gracias)

      Eliminar
  38. Me gustó mucho tu entrada, es bueno recordar... y las fotos ufff! impresionantes! Abzs, Sergio. Silencio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que conviene refrescar, Silencio.
      Abzs.

      Eliminar

¿Decías...?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...