Presentación del blog

Sencillamente un espacio terapéutico donde reflexionar, debatir y compartir con cierta ironía, y a quien le pueda interesar, mi percepción de la vida a través de reflexiones al más puro estilo personal, aderezadas con buena música -y letra traducida, a veces de forma libre-. Nada o todo de lo aquí publicado responde a la casualidad, ...¿O sí?. Las casualidades NO Existen.

Seguidores

Temas principales

´00 ´10 ´20 ´40 ´50 ´60 ´70 ´80 ´90 abstracto Acid Jazz acrílico Actualidad Acuarela Alberto Vargas Album conceptual Alvaro amapolas Amor ángel Anglada Camarasa Aniversarios Antonio de Felipe Anuario año nuevo apunte Argelia Arte Avedon Barbas Barceló Batallitas Belleza beso Billy Wilder Blake Edwards Blues Bossa Britpop BSO C.N.M.V. Cáncer Carmen Chema Madoz Chiste Cielo Cine Circo Clásica Club 27 Colaboraciones Colores Cómicos Conciertos Coreografía Cracks Cumpleaños Curiosidades Da Vinci Dalí Dance Demonios Denuncia Deporte Derechos Desamor Dibujo Dios Disco Discurso Drácula Drogas Duetos Edgar Allan Poe Educación Einstein El Bosco El día de... El Principito Electrónica Emilio Duró Eros Exposición Fallas fashion Felicidad Flamenco Folk Foto Fotografía Funk Gente Gif Grammy Grunge Guitarrísima Halloween Heavy Helmut Newton Herb Ritts Hijos Hip-Hop homonimosong Ignorancia Impresionismo Indie Intrablogs Jazz Joan Miró Johnny Colt La Biblia Lachapelle Leibovitz lencería Literatura Lovesong Luna madre Magnum Man Ray Mandela Manu Brabo mar Marilyn Monroe Mario Testino Mascletà Matthew Rolston Medio Ambiente MEME Mierda monstruos Muerte Mujer Musical Navidad necrológica negocios nude NYC Oleo Ópera Óscar Paz Pecado Peloempuntasongs Periodismo Picasso Pin-Ups Plagio Poesía Polémica política Positivismo prejuicios Premios primicia Psicología Publicidad Pulitzer Punk racismo rarezas Reflexiones Relato Religión Remember Reto Risas Rn´B Saint-Exupéry Salgado San Valentín Santos Inocentes Saramago SDR´R Sexo Ska SM Sol Solidaridad Soul Spain Striptease Subasta sueños suerte supergrupo Surrealismo Tecno The Wall Tiempo toros trabajo Tren Tv Valencia Van Gogh verano Versus vida Videhortera videoclips gloriosos videorpresa Voces yo

miércoles, 30 de mayo de 2012

Deja al amor gobernar

Hace más de 20 años que un atractivo mulato neoyorquino irrumpía con fuerza en el panorama musical debutando con un lema que desde entonces porta por bandera: “Let Love Rule” (Deja al amor que gobierne), como una amalgama de rock, Rhytm & Blues, arrojo, sensualidad y un aire vintage que convertía la fórmula en un conjunto casi irresistible.

Ayer noche Lenny Kravitz abrió el frasco de las esencias en un concierto en Valencia en el que pudo y supo demostrar que el Rock ´n Roll no sólo no ha muerto como en otra época cantó, sino que vibran decibelios por todos los poros de su blanca y negra piel. El aforo no estaba completo, quizá por la crisis, tal vez por ser un día entre semana o una promoción torpe, pero los que pudimos asistir estábamos dispuestos a deleitarnos con un espectáculo que no decepcionó pese a los accidentes y el retraso de 20 minutos que las grandes estrellas parece que se pueden permitir.
Ahí salió un Lenny más guapo, más musculado y tatuado, más provocador, más negro, más espiritual, un Lenny más Hendrix y más cercano que supo lucir gafas de sol, músculo físico y escénico, dibujos en su piel, sexy, vaqueros y una amplia gama de guitarras, que demostró sin discusión posible ser un músico de raza. El concierto había empezado con potencia y en el tiempo del tercer tema desde que retiraron los bastidores, en los primeros minutos de “American Woman” el escenario quedó completamente a oscuras incluida la pantalla gigante trasera, aunque su música seguía sonando. Lo que en principio podía aparentar ser una cabriola escénica y parte del show se prolongó hasta intuir que era un serio problema técnico, sin embargo Lenny siguió con su espectáculo reclamando la luz en la brevísima pausa que hizo entre canciones exclamando un ”Where is the Light? Turn on the motherfucker lights!”, para seguir con un clásico que hizo iluminar las caras de todos los presentes, "It Ain't Over 'Til it's Over". No hizo falta nada más que su música, la iluminación parcial del pabellón permitía ver a los músicos como si fuese la función en el gimnasio de un colergio, los estribillos eran coreados con devoción, y los técnicos seguían trabajando en la resolución del problema. Alentó al público invitándonos a disfrutar de una fiesta íntima -“This is a house party”, dijo- no sin antes preguntar si estábamos bien antes de arrancar "Mr. Cab driver". En la pausa siguiente, más preocupado por sus fieles seguidores que por sí mismo, sin incomodarse por las circunstancias y entregado al espectáculo declaró no necesitar luces sino a su público –Valencia, we don´t need lights, all I need is you!, iniciando con furia su reciente "Black and white America" y transcurrido apenas un minuto empezaba a iluminarse la pantalla de fondo con una imagen con niebla que las cámaras captaban del grupo, para poco después restaurarse la normalidad al completo. Recuperadas luces y efectos, música, acción y delirio hasta el final.

La crónica de su total rendición a la música y a los fans quedaría en una anécdota salvo un hecho que no llego a distinguir si le hace más cercano y humano, o lo diviniza todavía más, un gesto que hasta la fecha nunca he visto en una actuación: En el bis y al final del concierto, una vez presentada su virtuosa banda, se sentó en el escenario con los pies colgando, cantando el estribillo e invitándonos a seguirlo, alargó las manos agradecido tocando a las primeras filas y para la sorpresa de todos saltó entre el público con el que seguía coreando su himno de paz y amor, cogió una niña entre los brazos, la besó, uso el teléfono móvil de sus fans para fotografiarse junto a ellos y abanderó su lema con la misma intensidad con la que debutó hace 20 años cantándolo con y entre el público, tocándolo, saludándolo, dejándose saludar, subido a hombros, mientras un grupo de guardaespaldas contenía la ola que se abalanzaba a su encuentro y con el que Lenny no dudaba en entablar relación. Se paseó por todos los rincones del recinto, se adentró entre la gente, se dirigió a una grada, a la opuesta, palmeaba las manos que se encontraba mientras su banda seguía con el estribillo, ofrecía el micrófono para que cantaran el estribillo, una generosidad ofrecida durante largos minutos fundido literalmente con todos, y tras regresar al escenario concluyó su “Let love rule” en un apoteósico final y una merecida ovación. “Lenny is god!” nos gritó pletórico un holandés que estaba junto a nosotros en absoluta comunión con lo que acababa de presenciar.

Consiguió lo que se propuso, salimos extasiados y con una agradable sensación de paz.
¡Love!

Lenny Kravitz. Álbum/ tema: "Let loves rule" (1989)

(...)
El amor es tierno como una rosa
y el amor puede vencer cualquier guerra
Es hora de adoptar una postura,
Hermanos y hermanas, unir las manos

Tenemos que dejar que el amor dirija
Deja que el amor gobierne.

El amor trasciende cualquier espacio y tiempo
y el amor puede hacer que un niño pequeño sonria
Oh, no puedes ver
Esto no saldrá mal
pero debemos ser fuertes
no podemos hacerlo solos.

Tenemos que dejar que el amor dirija
Deja que el amor gobierne.


............
"El amor conquista todas las cosas; démosle paso al amor."
Publio Virgilio Marón (70 a.C.–19 a.C.), poeta de la antigua Roma.

41 comentarios:

  1. uuuhh!! hace tiempo que no sabvia de lenny ...

    cuanto tiempo.. soy una friki o me esta pasando algo ya no estoy al tanto de la escena musical

    :o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su último trabajo es impecable para mi gusto, Jo. No te lo pierdas.

      Eliminar
  2. Lenny Kravitz mola mil.
    Mil veces mil.
    Mil veces un millón.
    ...
    :)

    ResponderEliminar
  3. He visto muchísimos grupos y solistas, pero debo confesar que este hombre fue uno de los mejores que ha pisado Argentina.
    Concuerdo plenamente con esta entrada, Sergio.
    El tío este da conciertos de la hostia!
    Te hace salir la energía a borbotones. Subes y bajas según el quien quiere.
    Excelente!
    Saludos desde Buenos Aires!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bee Borjas para mí no es el mejor que he visto, pero sí uno de los que mejor ha sabido conectar con el público.

      Eliminar
  4. Ayyyyyyyyyyyyyyyyy!!!! Que nosotras vamos el domingo a verleeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!!....me chifla su potencia en directo (me callo otras cosas que tb me chiflan de él, mejor..).
    Su primer disco siempre me ha parecido una joya absoluta, enterito, me alegra saber que acabaremos cantando "Let love rule" dentro de 4 días.
    Yo quiero tocar la guitarra como él, quiero ser tan guapa como él, tener tanta pasta como él, ¡quiero ser mulata!.

    Kissesssssssssss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja Sincopada, espero poder leer una crónica completa incluidos los comentarios que aquí callas. Hay cosas que sólo son cuestión de proponérselo, pero ésto ni aunque nos tiznemos.

      Eliminar
  5. qué bueno! "let love rule" es un tema extraordinario, un broche perfecto. gran crónica, sí señor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias raúl, voy a ver si puedo subir al tubo un vídeo de un fragmento de ese broche final.

      Eliminar
  6. Me ves??? Estoy verde de envidia!!! Me encanta Lenny, aunque he de decir que el último cd...no me ha chiflado, la verdad.
    Me encantaría ir a un concierto...pero por ahora, me conformaré con leerte, que es menos peligroso para ella. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. May discrepo, el último precisamente me parece muy bueno, quizá el que esté más a la altura de su primer disco y que es una auténtica joya.
      Cuida a la peque, los excesos para luego.

      Eliminar
  7. Me alegra mucho que disfrutaras, amigo Sergio, a pesar de los incidentes. Si te soy sincero hace bastante tiempo que Kravitz ya no me dice mucho, pero su primer disco "Let love rule" del 89, mi preferido, me continúa pareciendo fantástico. Me habría encantado escuchar "Mr.Cab driver", mi canción favorita de este artista. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aquí lo dijo todo, Johnny, casi todo el concierto se centró en su último trabajo y en el primero. Gran directo.

      Eliminar
  8. No he tenido al suerte de escucharle en vivo, pero me encantaria. Una canción preciosa!!!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes ocasión no lo duces, El rincón de Ceditas.

      Eliminar
  9. Sería porque la canción es en vivo, porque un tío como Lenny Kravitz mueve mucha, mucha gente... ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Perdón, el concierto era en día de diario xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te he entendido Alex Palahniuk, tú sí que estás vivo.
      :)

      Eliminar
  11. Una crónica encantadora. y Lenny, a quien tengo olvidado, ya me iluminó la mañana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilino a nosotros nos iluminó la noche, y eso que se apagó la luz.

      Eliminar
  12. Me alegra que disfrutases en el concierto, un buen concierto es algo que siempre se recuerda, ¿verdad? y es tan gratificante ver a un buen músico en el escenario.

    Si diésemos paso al amor, todo iría mejor, pero ahora prima más el amor a uno mismo, un egocentrismo voraz que nos impide ver más allá de nuestro ombligo...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La música está hecha para disfrutarla en directo, cualquier género, y siempre que se pueda asistir y pagar sin duda es la mejor opción, Ginebra.

      De ombligos, ese es otro tema.

      Eliminar
  13. Lo has descrito a la perfección, así ocurrió tal cual.
    Fué alucinante, en directo tiene una voz impresionante y sabe conectar con el público, no está nada endiosado
    Y la canción que pones es preciosa, la letra es una pasada. desde luego que, si gobernara el Amor no estaríamos como estamos.
    Por lo menos, en casa, es lo que gobierna, sin duda.
    Disfruté mucho, un beso, K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Konoka en casa hay Love por decreto. Disfrutamos mucho, dirás.
      Besazo.

      Eliminar
  14. Me encanta Lenny! Hace unos años pude verlo en Mijas en un concierto y, es increible la energia que pone en cada tema, no parar de moverte en todo el cooncierto y los músicos que lleva "burtales"
    afortunados vosotros anoche!
    Me hubiera encantado estar allí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya nos pusiste los dientes largos cuando lo comentamos, ya, aunque no era mi intención, Pikina. Habría estado muy bien que hubieras podido venir.

      Eliminar
  15. Si alguien era un descreído con su opinión acerca de la fuerza de la música sin duda tenía que haber estado en ese concierto

    Y no soy seguidora de Lenny, pero hay que rendirse ante esta gente pasional y que vive intensamente lo que hace

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, el resultado de aquello con lo que se emplea pasión y dedicación huele mejor, sabe mejor, suena mejor...

      Eliminar
  16. ¿Y si te digo que no los conocía?

    Me alegro de que hayas disfrutado del recital. No es de la música que más me gusta, si te soy sincera, pero te agradezco que me los presentaras.

    Muy buen fin de semana, Sergio.

    ResponderEliminar
  17. Una crónica que nos acerca un poco al concierto, menos mal!
    Envidia poco sana me ha entrao... una suerte verlo en directo.
    Fuera bromas, es una pasada!!
    Pues es cierto, con amor por parte de todos, no habría crisis, de eso estoy segura y de acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luisa, el amor en su concepto más generoso y amplio, podría con todo. Las crisis no son más que producto del interés, y no sólo el bancario.

      Eliminar
  18. Qué envidia!!! Es tan fantástico, tan sexy, tan... Lenny. Los dientes largos me has dejado. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Este concierto parece que, desde el sentido músico-sensual-espiritual, sí lo has gozado. ¡No me digas que no!!

    ResponderEliminar

¿Decías...?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...