Presentación del blog

Sencillamente un espacio terapéutico donde reflexionar, debatir y compartir con cierta ironía, y a quien le pueda interesar, mi percepción de la vida a través de reflexiones al más puro estilo personal, aderezadas con buena música -y letra traducida, a veces de forma libre-. Nada o todo de lo aquí publicado responde a la casualidad, ...¿O sí?. Las casualidades NO Existen.

Seguidores

Temas principales

´00 ´10 ´20 ´40 ´50 ´60 ´70 ´80 ´90 abstracto Acid Jazz acrílico Actualidad Acuarela Alberto Vargas Album conceptual Alvaro amapolas Amor ángel Anglada Camarasa Aniversarios Antonio de Felipe Anuario año nuevo apunte Argelia Arte Avedon Barbas Barceló Batallitas Belleza beso Billy Wilder Blake Edwards Blues Bossa Britpop BSO C.N.M.V. Cáncer Carmen Chema Madoz Chiste Cielo Cine Circo Clásica Club 27 Colaboraciones Colores Cómicos Conciertos Coreografía Cracks Cumpleaños Curiosidades Da Vinci Dalí Dance Demonios Denuncia Deporte Derechos Desamor Dibujo Dios Disco Discurso Drácula Drogas Duetos Edgar Allan Poe Educación Einstein El Bosco El día de... El Principito Electrónica Emilio Duró Eros Exposición Fallas fashion Felicidad Flamenco Folk Foto Fotografía Funk Gente Gif Grammy Grunge Guitarrísima Halloween Heavy Helmut Newton Herb Ritts Hijos Hip-Hop homonimosong Ignorancia Impresionismo Indie Intrablogs Jazz Joan Miró Johnny Colt La Biblia Lachapelle Leibovitz lencería Literatura Lovesong Luna madre Magnum Man Ray Mandela Manu Brabo mar Marilyn Monroe Mario Testino Mascletà Matthew Rolston Medio Ambiente MEME Mierda monstruos Muerte Mujer Musical Navidad necrológica negocios nude NYC Oleo Ópera Óscar Paz Pecado Peloempuntasongs Periodismo Picasso Pin-Ups Plagio Poesía Polémica política Positivismo prejuicios Premios primicia Psicología Publicidad Pulitzer Punk racismo rarezas Reflexiones Relato Religión Remember Reto Risas Rn´B Saint-Exupéry San Valentín Santos Inocentes Saramago SDR´R Sexo Ska SM Sol Solidaridad Soul Spain Striptease Subasta sueños suerte supergrupo Surrealismo Tecno The Wall Tiempo toros trabajo Tren Tv Valencia Van Gogh verano Versus vida Videhortera videoclips gloriosos videorpresa Voces yo

miércoles, 13 de junio de 2012

¡A tu habitación!

¿Quién no recuerda las horas perdidas en la habitación? Lo que en un pasado no lejano representaba el peor de los destierros ahora es toda una liberación, la celda hecha fortaleza, el castigo del pequeño es el refugio del adolescente y el rincón en el que los padres estimulaban el acto de pensar y reflexionar sobre la falta cometida, se convierte en el propio castigo de padres y tutores, donde había orden ya no hay concierto. ¿No querías que me fuese a mi habitación?... pues ya no salgo.

Cuando eres adolescente tu habitación es tu mundo y no existe lugar más seguro, más privado, más íntimo y más tuyo, un cuartel fuera del influjo de padres, y de mayores, y de pequeños, de tu yo anterior, un habitáculo en el que crees estar iluminado por toda la clarividencia con la que empiezas a percibir cuan equivocados están todos "los demás". El reposo del guerrero, acumulador de energía, espacio de búsqueda de la "verdad" hasta ahora cegada, un lugar para los llantos, incomprensiones y desdichas, donde afloran los primeros deseos y los primeros desamores, éxitos y fracasos que vives a solas sin compartir con nadie que no esté previamente invitado.
Tu reino, unos dominios de los que no saldrás vivo hasta ser "mayor", la transformación de la ingenuidad infantil en soberbia adulta, todavía inmadura y plena en ímpetu. Si las habitaciones hablaran, si contasen lo que sin intención somos incapaces de comunicar, cuanta contrariedad se evitaría. No es que no se les escuche, es que no hablan.

















Todas las fotografías son de la exposición "L´unico eri tu" ("El único eres tú") de Stefano Giogli (1965) y que actualmente puede verse en Madrid en la XV edición de PHotoEspaña, retratando a diversos adolescentes en sus respectivos dormitorios, enseñando y desvelando sus costumbres, sus sueños, sus secretos y sus inquietudes, en un excelente e interesante proyecto fotográfico con los jóvenes del Valle del Tíber (Italia).

El título original de la serie es "L’unico ad essere diverso eri tu", una cita del libro El guardián entre el centeno de J. D. Salinger que alude al cambio y a la sensación de que las cosas, como las vitrinas de un museo de ciencias naturales, cambien, aunque no sea verdad. Nosotros somos los que cambiamos.
(Ref. LaInformacion.com).


(...)
Me siento fuera de juego, fuera de juego
Me estoy quedando sin tiempo, sin tiempo
Sé que ninguna de esas cosas existen como tales
pero eso no me hace sentir mucho mejor

(Estribillo):
Ojos que no ven, corazón que no siente
ojos que no ven, corazón que no siente
Se nos ha agotado el tiempo
Hemos perdido el juicio
el juicio...
Sí, sí.

Me siento desbordado, desbordado
Se nos está yendo de las manos
Sé que no soy el único
Tú y yo, parecemos dos adolescentes
No me hace sentir mucho mejor

(Estribillo)

Hemos perdido el juicio
Sí...


................
"No me comprendes" (Un adolescente cualquiera)

86 comentarios:

  1. Jajaja... que bueno!! La mía estaba llena de posters, fotos, libros, y una alfombra/jarapa de esas grande para tumbarme en el suelo, o para recibir a los amigos cuando te visitaban... ainss... ¡que recuerdos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mía estaba llena de polvo, había tantos trastos, cintas de música, revistas, que mi madre decidió que la limpieza de las estanterías era cosa mía.

      Eliminar
  2. Que fase más antipática...eso de las hormonas fuera caoticas es un fastidio... yo era insoportable.!!mi habitación siempre fue mi castillo inxpugnable donde yo hacia lo que me dava la gana... hasta hoy me gusta tener mi espacio privado y muchas horas de silencio.y soy afortunada por tenerlo. buen tema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tener tu hueco, físico o virtual, ocio, deporte, espiritual, intelectual... es vital, no tiene porque ser desmesurado, sí el suficiente como para que actúe de válvula de escape.

      Eliminar
  3. Cojonudas fotos, la verdad es que son muy buenas. Yo paso más tiempo en la de mi madre que en la mía, porque tiene aire acondicionado xD

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante la muestra, si voy a Madrid me escapo sin duda. PhotoEspaña es lo que tiene, joyitas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantaría verla, Alba, debe ser impactante.

      Eliminar
  5. Qué curiosa idea. Yo compartía habitación, así que nunca la tuve de refugio. Pero mi hijo se pasa allí las horas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahorael grito de "¡a tu habitación!", es elque nos debíamos de dar los padres para gozar de un poco de tranquilidad.

      Eliminar
    2. Yo sí tuve mi habitación, susana, un privilegio.

      Eliminar
    3. Tracy, ahora casi la "orden" la dan los hijos para hacerse los dueños de la tv y el salón.

      Eliminar
  6. ¡Qué bueno!!! Cada habitación de cada adolescente es un mundo!!

    www.tatianadoria.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada persona es un mundo, Tatiana, y los adolescentes que viven en varios simultáneamente...

      Eliminar
  7. Empecé compartiendo habitación con mi hermano, pero cuando tuve una para mí solo reconozco que fue una gozada :D

    ResponderEliminar
  8. A mí no acostumbraban a castigarme así. De todas formas pienso que ahora, con los ordenadores y las maquinitas, los niños más bien se encierran en la habitación para que ni los molesten ni los controlen. Buen castigo: encerrado en tu habitación sin ningún tipo de tecnología... eso significaría volver a nuestra época.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eastriver, no sé si serían capaces de sobrevivir sin tecnología, no sabrían cómo comunicarse.

      Eliminar
  9. muy chula la serie, las fotos son fantástica. ahora más que un castigo es una bendición adolescente ir a la habitación, allí tienen el ordenador, la consola, la tele... hay que reformular el concepto!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, raúl, aunque supongo que nosotros también tendríamos todo lo que era posible según las posibilidades y momento tecnológico. Pero sí, ahora es demasiado.

      Eliminar
  10. Me ha inspirado mucho tu entrada Sergio, realmente, creo que si, la habitacion propia es como un mundo paralelo donde todo es posible. Tus pensamientos, tus sensaciones, compartir entre esas 4 paredes tu crecimiento personal... un gran tesoro.
    Para mi, mi habitacion es uno de los tesoros mejores que tengo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros ya no tenemos habitación, M*, sólo a veces pequeños rincones.

      Eliminar
  11. Que difícil es esa época, verdad? crees que lo sabes todo, nadie te comprende y quieres vivir muy deprisa...tu habitación cuando eres más pequeño es un verdadero castigo, pero cuando rondas esa edad...te da hasta alivio no tener que estar con los padres en el salón viendo la tele. Pero, y ahora?? No se la tuya, pero la mía ha quedado para dormir (y no dormir) y el que me castigue allí sabe que la va a llevar cruda si cree que me voy a quedar pensando en que es lo que he hecho mal. Como cambian las habitaciones con la edad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde la adolescencia hasta la paternidad tienes tu habitación, después te queda tu guarida en la que caer agotado al final del día.

      Eliminar
  12. Muy buenas fotos!!! Excelente muestra.
    Y sí, la habitación era la isla en medio del mar...
    Y eso que mi adolescencia no fue caótica, ni mucho menos. Pinceles, hojas, bocetos, lápices de colores... Pilas de libros y mucha música...
    Me dibujaste una sonrisa, mi amigo.
    Lindo post!
    Saludos transoceánicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mía fue muy parecida, Bee Borjas, con los mismos objetos, y tampoco fui muy rebelde, era un lujo empezar a tener ese pequeño mundo que ibas formando.

      Eliminar
  13. Con qué fuerza explicas
    la vida interior de ese lugar
    propia al que todos hemos sido castigados
    y donde hemos dado rienda a nuestros sueños,
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí es verdad, los mejores sueños crecieron allí, MTeresa.

      Eliminar
  14. Estupenda entrada la de hoy, Sergio. Me ha encantado ;)

    ResponderEliminar
  15. Pues yo, en mi habitación, no tenía demasiada libertad, como mucho la rebeldía de amontonar la ropa. Y tampoco nunca me castigaron. Fui una adolescente bicha-rara. ¿se nota un poco, no? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco me castigaron Francesca, muy puntualmente y de muy pequeño, a pensar... es que yo era muy bueno.
      :)

      Eliminar
  16. Las imágenes son conmovedoras y reminiscentes. Incubus, silencio.

    ResponderEliminar
  17. Buenísimas fotos...cuando yo tenía "mi habitación" (ahora ya no tengo intimidad ni cuando estoy en el baño)aquella era mi reducto, mi espacio. LLena de posters, libros, discos, mi piano, dibujos en las paredes, un par de camas en las que se folló mucho...era mi mundo. Cerraba la puerta, sola o acompañada, y ya nada importaba.
    Me habría faltado una neverita para no tener ni que salir, pero en aquellos tiempos erámos de los de nunca estar en casa, tan distinto de ahora... .

    Kisses.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder Sincopada, es que no te cortas un pelo... ¿cómo se puede tener un piano en la habitación?
      :P

      Eliminar
    2. Pues teniéndolo, Sergio....¡es de pared, coño!. Y mi habitación no era pequeña, pero sí una leonera (como decía mi santa madre).

      Kisses.

      Eliminar
    3. Ah... claro, ahora lo entiendo; de ahí viene aquello que dice follar como leones.
      :)))

      Eliminar
  18. A mí nunca me castigaron recluyéndome en mi habitación. Para mí era mi santuario y aún hoy sigo necesitando tener un espacio propio en casa. Lo tengo. Y ahí me siento yo. También sigo soltando a veces el "no me comprendes".
    ¡Y que no me abandone mi espíritu adolescente!
    ... Cómo me gustaría poder ver esa expo! Genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LaLolaSh ese espacio es fundamental, por pequeño que sea.
      ...Bien soltado, joven.
      :)

      Eliminar
  19. Las fotos son acojonantes y el tema da para mucho. A día de hoy las habitaciones siguen siendo "nave nodriza" de los más jóvenes (y no tan jóvenes) pero poco se lee ya, poco se piensa, poco se crea, poco se pinta, poco se escribe... Videojuegos, móviles, televisión. ¡Joer! qué negativo puedo llegar a ponerme. En fin, que eso, Sergio, "...perdido en mi habitación/sin saber qué hacer/se me pasa el tiempo..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que he pintado y dibujado en mi habitación, JODIDOS, era pequeña, e incluso me dediqué a pintar al óleo, cuando se utilizaba aguarrás y no sucedáneos... todo un colocón.

      Eliminar
  20. El guardián entre el centeno...ese era el libro que llevaba el que acabó con la vida de Lennon...un libro maldito y con un éxito increíble a la vez!Maravillosa reflexión,Sergio,de ese espacio...de autoconocimiento...o quizá autodesconocimiento...en el que de adolescentes buscábamos nuestro yo...tan difícil de encontrar...Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay oscuras historias detrás de ese libro, BLOGOSFERIA, dicen aunque supongo que será un mito urbano, que la CIA mantiene un control de las áreas geográficas dentro de cada estado americano en el que es vendido.

      Eliminar
  21. Qué diferentes son las habitaciones, me encanta el momento en el qu entras por primera vez a una habitación de alguien... no soporto las austeras que no tienen nada.

    :D besetessssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me llama la atención las casas en las que entras y no hay libros... algo raro les pasa.

      Eliminar
  22. Vi esa noticia y las fotos en la prensa. No me han gustado mucho, la verdad, la idea tampoco me parece muy original , pues ya ha habido fotógrafos que han hecho reportajes sobre el mismo tema o parecido...
    Bonito tema musical...

    No recuerdo con mucho aprecio mi habitación en la adolescencia porque siempre me tocó, por desgracia, compartirla. No tuve ese rincón solitario donde refugiarme... como castigo tampoco se usó en casa, pero es cierto que las habitaciones son el mundo de los que se hacen hombres o mujeres y ahora también de los que somos relegados a la nuestra porque el salón esté ocupado por un enano que ve los simpsons...
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si original o no pero aquí discrepo Ginebra, me parecen muy buenas fotos, bien resueltas y con tantas lecturas como jóvenes y entornos sociales. Sin embargo de ser relegados por la invasión de dibujos animados en el salón, la wii, etc., con esto no discrepo nada de nada.

      Eliminar
  23. A mí me sigue dando fobia mi antigua habitación en casa de mi madre... de vez en cuando, cuando la visito, duermo allí y no me mola nada la sensación de encierro. :) cuánto trauma arrastro, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi antigua habitación ya no existe Señorita Sunshine, así que ni fobias ni nostalgias.

      Eliminar
  24. Mis padres nunca estaban en casa, así que me refugiaba en una casa completa para mi y mi hermana que era muy pequeña. Nunca me dejaron poner posters ni cosas de esas porque se estropeaba la pared y los muebles. Me desquité de más mayor, cuando salí a estudiar. Ahora me he vuelto a refugiar en mi habitación, para poder escuchar a mi cerebro de vez en cuando. Hasta la he puesto tele, un cerrojo, el pòrtatil, para que no entre nadie. Qué paz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis padres tampoco estuvieron mucho a partir de cierta edad, pero como en mi habitación tenía todo lo que me hacía falta tampoco salía salvo para utilizar el equipo de música a todo volumen. Una gozada.

      Eliminar
  25. La adolescencia es chunga porque en el fondo es como una resaca de la embriaguez de la infancia.

    Pero, ¿qué es más chungo, ser adolescente o ser padre de un adolescente? (pregunto para quien tenga experiencia en ambos campos).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún no estoy en condiciones de contarlo pero sí voy de camino, Lobo de Bar, mi hijo Alvaro anda en fase pre y empieza a encontrar en su habitación su mundo. Ha pedido el ampli para la guitarra eléctrica si saca buenas notas, que va a ser que sí... se va a liar.

      Eliminar
    2. Jajajaja!! cómo me gustan los chiquillos de hoy (algunos). Un Fender deLuxe, Sergio, medio baratito y bueno, dale una alegría, hombre...y si te sobra pasta compra otro para mí.

      Kisses.

      Eliminar
    3. La guitarra eléctrica ha sido un adelanto porque se le cayó de la cama y se partió el mástil. Ampli tendrá, pero pequeño y de pocos watios y con toma de auriculares... fun-da-men-tal. Si me sobra pasta, que será que no, me iré con su santa madre a un balneario a buscar nuestra paz interior (y exterior).

      Eliminar
  26. Perdido en mi habitación sin saber qué hacer se me pasa el tiempo... sí es la canción del adolescente ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y suena continuamente, Cruela, como cuando eras adolescentes y ponías una y otra vez el mismo disco hasta gastarlo.

      Eliminar
  27. De mi etapa adolescente recuerdo como refugio cada una de las habiataciones de la casa, nunca fuí de encerrarme en mi habitación. sin embargo, siendo pequeña no salia de ella, la compartía con mi hermana y era el centro de juegos de la casa. Dormiamos en literas y a mi hermano le haciemos el "ascensor" subiéndolo y bajándolo a la cama de arriba cogido por los pies

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pikina, tienes una familia envidiable y es como si lo viera. Aunque no veo ahora a "Chispa" de ascensor.
      :)

      Eliminar
    2. Jajajaja...¿cómo sabes lo de chispa?

      Eliminar
  28. Compartí siempre habitación pero me gustaba mucho estar en ella, pero era mas de bajar a la calle y trastear..
    A mis hija para sacarlas de la habitación que y les diera un poco el sol tenia que apagar el Wifi jajaja, la mayor me decía, mama si me pones una nevera, ya no me ves el pelo, y una amiga le regaló una mini nevera
    Las fotos están muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi hijo mayor no le hace falta nevera, su habitación está junto a la cocina. Probaré la técnica del Wifi, es muy buen reclamo.

      Eliminar
  29. Totalmente, era mi pequeño templo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De culto diario, Meg, más que los talibanes.

      Eliminar
  30. A mí este post me recuerda la canción de Mecano, y eso que no era mucho de Mecano pero la canción de marras tenía su rollete. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me da un aire al "Sufre Mamón" de Hombres G.
      :)

      Eliminar
  31. Me encantan las fotos, cada habitación refleja la personalidad de quien la habita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente, Sara: un adolescente, un mundo.

      Eliminar
  32. Pues yo sí eché de menos una habitación propia. Primero fuimos dos, y luego aumentó la family y hubo que dar espacio a la pequeña Alicia, pero eso fue una maravilla. Preciosa y.rebelde época.
    Un beso, K

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdona, te falta Lucas, pedazo de boxer atigrado talla xxl que se subía a tu cama a dormir.

      Está el camarote de los Hnos. Marx, y también la habitación de las Hnas. Y***e.

      Beso, K.

      p.d. Con pausa y coco, pero ¿has dejado de ser rebelde en algún momento?
      Another beso.

      Eliminar
  33. Hola Sergio! Yo recuerdo con nostalgia los buenos momentos que viví en mi habitación, que por cierto pude disfrutar cuando se fueron independizando mis hermanos. Ya entonces apuntaba maneras de lo que sería mi gran pasión, y cubría las paredes con posters de Marilyn, Dean, Brando,o Rita; nadie comprendía como a una niña de 13 ó 14 años le gustaba ese tipo de actores, pero cuando se apagaban las luces de la habitación me sentía rodeada de estrellas, de cine, y me dormía pensando en todo ese mundo mágico que me ofrecía el cine.Una buena época con recuerdos entrañables, hasta que empecé a liarme con las típicas historias de amor adolescente jajajja. Un abrazo y gracias por pasarte por mi blog, es todo un placer tenerte por allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O sea que tu pasión cinéfila viene de lejos....

      Lo mismo digo, SqSmaravillosa.

      Eliminar
  34. Tienes razón, se me olvidaba Lukas ( con K, sería una señal ???)
    y sí, era el camarote de los Hnos. Marx, pero qué divertido, te acuerdas ?????
    y no, creo que no he dejado de ser rebelde.

    Un beso, K

    ResponderEliminar
  35. me encanta la entrada, me encantan las fotos y la canción y mi cuarto también me encanta, yo todavía ando tras la metamorfosis, ay mare!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las metamorfosis siempre surgen mejores seres, inma ortiz. Suerte con tu transformación.
      :)

      Eliminar
  36. Qué menos, que cada mochuelo vaya a su olivo y que allí suelte amarras, abra válvulas y haga lo que ni los confesionarios sabrán jamás, Y que no sepan.
    He evocado, no sé por qué, "Una habitación con vistas".

    (Las fotos, excepcionales todas)
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PiliMªPILAR, a mí la opción de espectador me recuerda a "La ventana indiscreta" del genial Hitchcock.

      Gracias por sumarte a este espacio.
      :)

      Eliminar
  37. Pero que bien definido! Desde luego ahora como padres debemos saber respetar ese espacio tan importante para ellos, yo todavía recuerdo lo que representaba para mí, mi refugio, el único sitio dónde era realmente yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, si bien a los padres nos cuesta asumir que el nene empieza a volar, que crece, que se escapa, quizá sea egoísmo o quizá ternura, pero hay que respetar su evolución y sobre todo entenderla, aunque a veces no lo "comprendamos".

      Territorio sin dueño, gracias por formar parte de este blog. Saludos.

      Eliminar
  38. Hay que ver lo que nos gusta de adolescentes estar en esas cuatro paredes encerrados... Un día nos encerramos allí cual crisálidas y, tiempo después emergemos nuevamente (no convertidos precisamente en mariposas pero se hace lo que se puede, oye). Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada cual tiene su metamorfósis, Mi Álter Ego, lo curioso es el paso de la cueva a la tribu, y de nuevo a la cueva a la vuelta.

      Eliminar

¿Decías...?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...