Presentación del blog

Sencillamente un espacio terapéutico donde reflexionar, debatir y compartir con cierta ironía, y a quien le pueda interesar, mi percepción de la vida a través de reflexiones al más puro estilo personal, aderezadas con buena música -y letra traducida, a veces de forma libre-. Nada o todo de lo aquí publicado responde a la casualidad, ...¿O sí?. Las casualidades NO Existen.

Seguidores

Temas principales

´00 ´10 ´20 ´40 ´50 ´60 ´70 ´80 ´90 abstracto Acid Jazz acrílico Actualidad Acuarela Alberto Vargas Album conceptual Alvaro amapolas Amor ángel Anglada Camarasa Aniversarios Antonio de Felipe Anuario año nuevo apunte Argelia Arte Avedon Barbas Barceló Batallitas Belleza beso Billy Wilder Blake Edwards Blues Bossa Britpop BSO C.N.M.V. Cáncer Carmen Chema Madoz Chiste Cielo Cine Circo Clásica Club 27 Colaboraciones Colores Cómicos Conciertos Coreografía Cracks Cumpleaños Curiosidades Da Vinci Dalí Dance Demonios Denuncia Deporte Derechos Desamor Dibujo Dios Disco Discurso Drácula Drogas Duetos Edgar Allan Poe Educación Einstein El Bosco El día de... El Principito Electrónica Emilio Duró Eros Exposición Fallas fashion Felicidad Flamenco Folk Foto Fotografía Funk Gente Gif Grammy Grunge Guitarrísima Halloween Heavy Helmut Newton Herb Ritts Hijos Hip-Hop homonimosong Ignorancia Impresionismo Indie Intrablogs Jazz Joan Miró Johnny Colt La Biblia Lachapelle Leibovitz lencería Literatura Lovesong Luna madre Magnum Man Ray Mandela Manu Brabo mar Marilyn Monroe Mario Testino Mascletà Matthew Rolston Medio Ambiente MEME Mierda monstruos Muerte Mujer Musical Navidad necrológica negocios nude NYC Oleo Ópera Óscar Paz Pecado Peloempuntasongs Periodismo Picasso Pin-Ups Plagio Poesía Polémica política Positivismo prejuicios Premios primicia Psicología Publicidad Pulitzer Punk racismo rarezas Reflexiones Relato Religión Remember Reto Risas Rn´B Saint-Exupéry San Valentín Santos Inocentes Saramago SDR´R Sexo Ska SM Sol Solidaridad Soul Spain Striptease Subasta sueños suerte supergrupo Surrealismo Tecno The Wall Tiempo toros trabajo Tren Tv Valencia Van Gogh verano Versus vida Videhortera videoclips gloriosos videorpresa Voces yo

viernes, 18 de marzo de 2011

COBARDES


En estos momentos un equipo de técnicos siguen arriesgando su vida para minimizar los riesgos de la central nuclear de Fukushima en Japón, trabajando sin descanso en las labores para restablecer la electricidad necesaria para lograr enfriar los reactores expuestos estós últimos días a temperaturas extremas.
Un grupo de personas anónimas (y porqué no llamarlos HÉROES) que quizá ni siquiera son conscientes del todo de estar poniendo su vida generosamente a disposición, en pro de la Humanidad. Sí, su vida, tal cual suena está a nuestra disposición y a merced de la suerte de cualquier riesgo imprevisto, que ni son pocos ni leves, en beneficio del Mundo. Una actitud más que generosa al servicio del pueblo japonés sin mayor exigencia que ser sencillamente su obligación.

Creo además que es indiscutible valorar muy positivamente la postura de todo un pueblo, de sus gobernantes, sus instituciones, los medios de comunicación, ante el cúmulo de infortunios que han azotado las islas niponas hasta parecer una broma de mal gusto y un desafío a la mala suerte. Un pueblo que se ha comportado en absoluto orden, sosiego, con una envidiable entereza y una eficacia que nos resulta inusual. Absolutamente loable el comportamiento de todo un pueblo ante un estado crítico de emergencia, guardado pacientemente colas para repostar, sin asaltos a comercios, ni actos de pillaje ni saqueos en los domicilios, una postura impecable frente al desaprovisionamiento de artículos de primera necesidad no alterarando el precio de éstos para su adquisición, y respetado los turnos en los supermercados. Todo un ejemplo de cordura después de un terremoto, un tsunami y bajo una nube radioactiva, que no son poca cosa. Al menos para mí, cuanto menos sorprendente.
Aquí hay quienes frente al escozor de un padastro en el dedo meñique, sacarían con carácter de urgencia un nuevo Real Decreto Ley, para no respetarlo después, claro está.

Ahora volvemos prácticamente a la otra parte del mundo y miramos a España, ajenos a todo aquello excepto a lo que los informativos nos puedan decir. Precisemos más en el mapa. Nos dirigimos a la geografía valenciana y en concreto a la ciudad de Valencia, que celebra ahora sus internacionales fiestas de Fallas.
Unas fiestas caracterizadas por el ruido de los truenos y las bandas de música, el olor a pólvora, a churros y a buñuelos, los pasacalles, las ofrendas florales a la Virgen, sus calles casi inaccesibles, cortadas casi en cada entrada posible y potentemente iluminadas, los concursos de paellas en la calle, las casetas dedicadas a las cenas y juergas, las verbenas, los fuegos artificiales, la inmensidad de sus monumentos falleros cargados de ironías, sobre todo la gente, autóctonos y visitantes, mucha gente, multitudes echadas literalmente a la calle ajenas a Japón e incluso a esta crisis autóctona tan nuestra. Toda una fiesta, una juerga que permite desinhibirse de todo, hasta del percance más cercano e inmediato.

Una muchedumbre deshumanizada y ajena a todo, impasible a situaciones que pueden ocurrirte, sorprendiéndote como a la víctima de un tsunami.
Eso es exagerado ...¿Exagerado?
Por citar un ejemplo, puedes ir tranquilamente paseando por la calle entre cientos de personas y reparar de repente en que tus amigos que andaban riendo y disfrutando del ambiente nocturno algo más rezagados, son asaltados sin razón ni sentido y casi sin mediar palabra, por cuatro hijos de puta con estética skin que le están asestando una brutal paliza con puños americanos... sin que NADIE alrededor mueva un pelo para evitarlo. Pocos aunque eternos minutos de brutal paliza que es disuadida en parte por la hermana mayor de uno de ellos, que se enfrenta gritando a esas bestias pidiendo auxilio al tiempo, intentando evitar, lo que puede ser la matanza a golpes de dos indefensos jóvenes. Su práctica defensiva dura poco, pues enseguida es callada impactándole en plena cara,... sin que NINGUNA de las personas a escasos metros ofrezca ayuda. Una situación desconcertante en la que al final, tras intervenir la otra amiga, envalentonada a esas alimañas increpándoles y solicitando de nuevo socorro, logra librarse por los pelos cuando tres de esos inconscientes salen corriendo, y el último, tras mirarla desafiante perdonándole la vida, huye detrás de sus compañeros. De nuevo NADIE HACE NADA, delante de varias decenas de personas logran huir y escapar impunes dejando tras de sí una batalla campal.

El panorama es dantesco, charcos de sangre y una mujer llorando a los pies de su hermano menor, gritando a los espectadores que ahora sí se arremolinan alrededor del escenario robando el aire que necesitan a toda costa. ¡Soys unos COBARDES! gritaba llorando, mientras buscaban al malparado amigo francés que sangrando y desorientado se había escondido aterrorizado en un patio contiguo.

No voy a ensañarme con la ineficacia de la Policía Local al acudir, el tiempo que tardaron en llegar a igual que la ambulancia (amén de la incomprensible dificultad para llegar al lugar del siniestro ataque), ni del trato desconsiderado de algunos miembros del servicio de urgencia del hospital ("...Claro, es que no se puede beber así"... ¡Encima!). Ahora todo eso es lo de menos, aunque también suma.
Lo verdaderamente indignante es que ante el ataque de cuatro asesinos descerebrados que escogieron a sus víctimas al azar, igual que pudiera haberle tocado al lector de estas líneas, nadie a pocos metros del triste suceso hizo nada. El motivo de la afrenta: sonreír al cruzarse con una chica que hablaba con su móvil, y que por supuesto nada tenía que ver con esos mal nacidos, tan sólo fue la excusa.
Un ataque cruel, despiadado e inesperado del que cualquiera podría haber sido víctima, tú mismo, y te habrías encontrado que NADIE HABRIA MOVIDO UN PELO.

El fin de la historia es atroz: Uno de los chicos, el francés, cuenta con el cráneo y pómulo rotos, le intervendrán de un ojo que no saben si perderá y del que ya ha perdido la visión, y tiene contusiones severas por todo el cuerpo; a su amigo y anfitrión le han roto la nariz, tiene fracturada la mandíbula, serios dolores en las costillas y un ojo del que temieron iba a perder. La hermana, un golpe en la cabeza que por fortuna no ha ido a mayores, aunque muy malherida en su orgullo y amor propio por la injusticia cometida y, su buena amiga, indignada, desolada e impotente por creer no haber sabido hacer más. A todos ellos áun les duele más y muy adentro, cuando se preguntan irritados ¿pero Por qué?.
No lo he leído en la prensa, no lo he oído en la radio, no es un chismorreo, la fuente es fiable, es precisa y de confianza, me lo ha contado la mujer que salió mejor parada de todo este suceso: Mi mujer, Carmen, que quedó de forma improvisada para cenar con su amiga de toda la vida que había venido a pasar unos días, su hermano pequeño, y un amigo francés que tenía intención de conocer las Fallas y que jamás querrá volver a pisar esta ciudad país de mierda. Por fortuna, entre lágrimas y rabia, ha logrado salir de ésta y contármelo cuando ha vuelto esta madrugada, todavía temblando del Hospital.

En estos momentos no se me ocurre otra cosa que bajar, imperturbable, y delante de todo el mundo, frente a cientos de personas ajenas a todo, adelantar un día la fiesta y quemar todas las Fallas de la ciudad para luego largarme tranquilamente a Japón, ...al menos allí conocen el significado de la palabra Humanidad u Honor.

¡Qué País!
¿Dónde están sus héroes? Este es su sentir: uf, ...¡Qué se jodan!

Lo siento, hoy no hay música, habría alguna opción pero no me apetece.
Y perdón por el tono, no me sale otra cosa.
Bona nit, por decir algo.

37 comentarios:

  1. Siento rabia y verguenza, y lamentablemente me alegra no haber presenciado la situación porque ¿qué hubiera sido capaz de hacer desde mi escasa estatura, desde mi miedo a sufrir una agresión gratuíta, no quiero pensarlo, me asusta descrubirme tan cobarde como los demás?

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Por favor.... me he quedado impactada, impresionante. No tengo palabras.
    Realmente, la reaccion de las personas que por alli pasada, ha sido estudiada en muchos ambitos de la psicologia social. Cuantas mas personas tengas cerca, mas imposible es que alguna de ellas te salve de un suceso. Y cuantas menos haya, mas probable es que recibas esa ayuda... es sorprendente, ¿verdad? Se dice, segun los expertos, que la responsabilidad para con la victima se traslada a las demas personas que pasan al lado, es decir, no se sienten responsables de tener que ayudar...
    La vida, los seres humanos... egoismo y maldad pura...
    Muchas gracias por esta entrada.

    Un abrazo.

    :)

    ResponderEliminar
  3. Pilar es humano y comprensible sentir miedo desde una postura de debilidad, lo que no es lógico es la actitud de grupos de personas muy cercanos que permanecieran impasibles a un acto bárvaro e injusto, y que unidos podrían haberlo evitado.

    No sé si tiene un razonamiento técnico en el campo de la psicología social como argumenta M*. Si desde luego es así, reniego de mi condición humana por justificada que esté. No sé que habría hecho yo solo ante esa situación, pero sí habría actuado si me hubiera sentido respaldado de alguna forma en favor del auxilio de alquien indefenso.
    Qué complicado es es ser humano.

    ResponderEliminar
  4. WOW!!!!!! EXCELENTE TU BLOG, TE INVITO A QUE TE PASES POR MI NOSTÁLGICO, OSCURO, TRISTE Y DEPRESIVO BLOG DE INVIERNO BIPOLAR PARA QUE ME DES TUS MAS SINCERAS IMPRESIONES AL RESPECTO. DESDE HOY TE SIGO. TE ESPERO POR EL MIO... www.elpacientebipolar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Sergio, soy Guillermo (del curso de creatividad)... Sinceramente paralizado sin saber muy bien, ni tan siquiera, qué pensar al respecto. Un fuerte abrazo para ti y una más que pronta y deseada recuperación para tus amigos.

    ResponderEliminar
  6. Impactante testimonio, Sergio. Yo también tengo la sensación de vivir en una sociedad deshumanizada donde cada uno va a lo suyo y nadie mueve un dedo por el prójimo. Aún no hemos comprendido que proteger y ayudar al prójimo es hacerlo con nosotros mismos, es cultivar una sociedad mejor, más segura, más solidaria. Siento mucho lo ocurrido a tu mujer y a tus amigos. Desde Berrobi te mando mucho ánimo y abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Deseo con todo mi corazón que tu mujer se encuentre mejor, aunque me temo que la secuela psiquica del suceso tardará en pasarla. He vivido algo parecido, con mi hermano pequeño en un lugar lleno de gente, por capricho de unos psicópatas que le escoieron y al final mi hermana y yo las únicas subidas como podíamos sobre ellos y dando patadas, la gente mirando y NADA. Se la impotencia, la rabia, el asco, ....que se siente. Si me permites un consejo arropa todo lo que puedas a Carmen.
    Mirar y no actuar es nuestro pasatiempo favorito, darnos golpes de pecho por lo malo que esta todo y sentirnos mejores que los demás. A la hora de la verdad, una mierda.
    Yo al igual que tú he admirado la actitud del pueblo japones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Indignante todo lo que cuentas y es para sentir vergüenza del ser humano. Pero Sergio, lo indignante y vergonzoso es el ataque, lo de que nadie haga nada, pues es más complicado. Yo tampoco sé lo que hubiera hecho en esa situación, aunque claro, si había tanta gente alrededor, pues ya es más raro que nadie moviera un dedo para impedirlo.
    Espero que tus amigos y familiares se recuperen bien.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  9. Atroz! qué puedo decirte...hemos perdido todo sentido de comunidad...cada cual va a la suya...espero que esto se revierta de alguna manera. Aunque debiera, no le tengo mucha esperanza...Mis mejores deseos para todos los involucrados...quina merda! Besos

    ResponderEliminar
  10. Sólo desear una pronta recuperación para tus amigos y el fin de la pesadilla que están viviendo.
    Para lo demás, no tengo palabras. Me quito el sombrero ante Japón, un pueblo que ha sufrido tanto y tantas veces. Y con respecto a nosotros,a nuestro país...mejor no generalizar.Pero tenemos mucho que aprender.

    ResponderEliminar
  11. Es una brutalidad, y creo que es humano /inhumano la reacción de la gente, el miedo en ocasiones insuperable, pero pienso que ante eso quedarse impasible es mas brutal.
    No soy valiente, pero no soporto ver que den una paliza y ante eso soy imprudente e imprudentemente he reaccionado metiéndome en donde "no me incumbía", y me temo que si pasara eso a gente que quiero igual la gente no respondería... eso es empatizar.

    Lo de japón es un ejemplo a seguir, nosotros hubiéramos saqueado todo lo visible y lo invisible...creo que esos hombres que están enfriando la central nuclear saben lo que les pasará, pero lo hacen por sus familias y sus gentes, a veces los tachamos de frios, y creo que lo que son es muy responsables y comprometidos.

    ResponderEliminar
  12. Y yo te acompaño a Japón aún cuando esté encima de una falla. Aquí cualquier día noto tsunamis en mi corazón. Gritos, histeria, adocenamiento, cobardíay otras cosas en las cuales somos maestros.
    Un abrazo, me he quedado impresionada.

    ResponderEliminar
  13. la estupidez humana es muy peligrosa, sobre todo si la unimos a la maldad... y creo que esos individuos cumplen con los dos requisitos.
    Cuando hablas de cobardes ¿que podrías esperar? Cada vez más se nos prepara más para pensar sólo en nosotros mismos, en no preocuparnos en lo que le pasa al otro porque no es asunto nuestro, en competir con los demás en vez de cooperar, en mirar para otro lado. Cada vez somos menos capaces de sentir empatía por los demás, cada vez somos más fríos, como si todo lo que pasa a nuestro alrededor lo viéramos en una pantalla de televisión. Es el camino de la humanidad a la deshumanización...
    Lo siento mucho!

    ResponderEliminar
  14. Que vergüenza. Es intolerable, madre mía. Has conseguido indignarme en 0.3 segundos. Más de una vez he vivido esas palizas injustificadas, no teniendo que ser en una fiesta mayor, sencillamente un fin de semana de fiesta, por tonterías como las que acabas de mencionar. Y claro, por mucho que te empeñes en pedir ayuda ves como la gente de tu alrededor o huye, o sencillamente se queda quieta.

    Tenemos mucho que aprender, muy buena comparación la tuya con el pueblo japonés, que una vez más hacen gala de su mentalidad ordenada, su capacidad de cooperación y su humanidad. Nos llevan siglos y siglos de adelanto en todos los sentidos.

    Comprendo tu indignación.

    Un saludo y espero que se recuperen pronto.

    ResponderEliminar
  15. Hola guillermo, gracias por tus palabras y muestra de afecto. La verdad es que no se sabe que pensar al respecto, pero aún mucho menos las personas agredidas que todavía siguen preguntándose qué narices pasó y por qué. Un gran abrazo.

    Pedro Alonso situaciones como estas te hacen reflexionar sobre el tipo de sociedad en la que vivimos, en la que efectivamente le hace falta trabajar en valores, para empezar la solidaridad y la compasión. Saludos a Berrobi.

    Carmela lamento que hayas pasado en primera persona una circunstancia análoga. Entenderás que no se entiende nada, espero que sea un capítulo superado. Un abrazo.

    Es cierto Elena que lo verdaderamente indignante es el ataque en sí mismo, y se puede llegar a entender (aunque con serias reservas) que nadie actuara por lo rápido que sucedió todo, lo que es incomprensible es que se les DEJARA ESCAPAR IMPUNEMENTE.

    Siona, una merda sí. Repartiré tus besos entre los afectados.

    ResponderEliminar
  16. Gracias por tus palabras Elena P.G., esperemos la pronta recuperación de todos, aunque lamentablemente la situacíón de uno de ellos es poco alagüeña, sigue hospitalizado y se ha confirmado que ha perdido el ojo. Él todavía no lo sabe. UNA BRUTALIDAD, como apunta Luisa, en la que parte de la gente que no tuvo la más mínima empatía por la situación, ES PARTE RESPONSABLE.

    marcela gracias por tu abrazo. Si no te importa, lo cedo a mis amigos.

    Saramaga creo que has dado con dos claves: la MALDAD de unos inconscientes que no tenían mayor cometido que causar dolor, totalmente deleznable; y, la deshumanización y falta de respeto por el prójimo y de criterio. No se trataba de una pelea callejera ni de tribus urbanas, sino un asalto violento a dos hombres y dos mujeres que transitaban tranquilamente por la calle, en lo que era una supuesta divertida reunión de amigos. Insisto: nadie hizo un amago en intervenir.

    Frusly comparto la vergüenza de esta historia y cualquier experiencia que hayas podido vivir. Lo malo es que no creo que aprendamos... Es muy triste.

    ResponderEliminar
  17. Por situar más si cabe el escalofriante suceso, ocurrió en una "zona bien" de Valencia, en la calle Joaquín Costa esquina con Burriana, una zona céntrica, muy iluminada, y a pocos metros del casal fallero que ocupaban decenas y decenas de amigos.
    Todos lo vieron, nadie actuó. Quizá no sean cómplices de que un chico de treinta y pocos años ya no vuelva a ver y tres personas más dificilmente olviden esta historia, pero sí consintieron en que 4 malnacidos se rían y pavoneen del éxito de la caza de esa noche. ¡Cómo les hemos dado! pensarán orgullosos-

    Hijos de puta!!!!!

    ResponderEliminar
  18. No soporto la violencia, pero si además es gratuita, es que no me alcanza. La falta de empatía o de respeto entre nosotros es atroz y crece. Vamos a lo nuestro y así nos va. A mí ya me han cruzado la cara por meterme en alguna historia parecida, pero ahora mismo y según están las cosas creo que no me hubiera atrevido a actuar. Es duro ser consciente de ello, pero el miedo manda mucho.

    ResponderEliminar
  19. lamentable episodio, asqueroso, nada peor que el apalizamiento gratuito, el dos (o más) contra uno, y que ese uno se encuentre indefenso ante una multitud impasible. entiendo el miedo que puede generar una escena así, claro que lo entiendo, pero coño, es difícil quedarse mirando sin hacer nada joer!

    ResponderEliminar
  20. La deshumanización está latente, así como el mirar a otro lado. Triste episodio ese que cuentas, muy triste.

    ResponderEliminar
  21. Se me ocurre mandar a esos cuatro mal nacidos, descerebrados, desalmados y casi cualquier adjetivo con el prefijo "des" a la central nuclear de Fukushima en Japón, para que, como bien introducías "trabajen sin descanso en las labores para restablecer la electricidad necesaria para lograr enfriar los reactores expuestos estós últimos días a temperaturas extremas". Eso sí, sin ningún tipo de equipo de protección, y se vayan descomponiendo a cachitos...

    ResponderEliminar
  22. NI la breve puedo entender no reaccionar por miedo en circunstancias de debilidad, pero no mover un pelo y quedarse mirando, como dice raúl, es inadmisible. Había un grupo de gente mayúsculo que habrían podido detener todos a una esa aberración, o por lo menos, evitar que huyeran.
    Lo lamentable es que hoy mismo pueden estar repitiendo idéntica "hazaña" con otra víctima inocente.
    Situaciones como ésta no se pueden repetir, es vital la colaboración ciudadana.

    Johnny Dibub sí, muy triste. La reacción de los mirones puede ser "humana" y cuasi comprensible, pero desde luego la de gente que actúa como esos malnacidos, sembrando el mal por el mal, merecen un fin más terrible que el que Germán propone.
    ¡No tienen nombre!

    ResponderEliminar
  23. sin palabras sergio..
    haces bien en denunciarlo...
    ojala muevas algunas conciencias...

    un abrazo para ti y tu mujer...

    ResponderEliminar
  24. Jolín Sergio, no sé qué decirte... solo que lo siento, y mucho...

    Besicos

    ResponderEliminar
  25. Este tipo de cosas me indignan muchísimo, esta es la sociedad en la que vivimos señores.

    Es difícil saber como se va a reaccionar ante algo así, y aunque ahora sin estar allí, es fácil decir las cosas, sí que te digo que yo no me hubiese quedado sin hacer nada.
    Probablemente no me hubiese enfrentado a ellos, pero sí me hubiese apartado un poco y hubiese llamado a la policía o hubiese buscado ayuda.

    Espero que tu mujer esté mejor y sus amigos también.

    Comporto tu entrada por mi facebook, por si alguien vio algo y puede ayudar con su testimonio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Ŧirєηzє verdaderamente uno se queda sin palabras. No pretendo más que concienciar un mínimo a quien pueda leer esto y evitar que un trágico suceso como este vuelva a repetirse por la impavidez de todos los espectadores, que luego sí acudieron para alimentar su morbosidad.

    Belén, compartir este triste suceso en lo único que ahora ya se puede hacer.

    CreatiBea gracias por tu apoyo; ojalá la colaboración ciudadana sirviera ahora al menos para intentar localizar a esas bestias y evitar futuras víctimas de una tétrica lotería. Como valenciana sabes la cantidad de gente que una noche de fallas está en la puerta de un casal, donde todos se conocen y entre sí habrían tenido respaldo. Es imperdonable que nadie actuara ni durante la agresión ni cuando huían. Ahora eso ya da igual, el caso es que todavía una de las personas atacadas sigue ingresada en el Hospital sin entender nada en absoluto.

    ResponderEliminar
  27. Ya hace años, cuando la anterior crisis y los tirones de cadenas, por ejemplo, ya observé la poca solidaridad que podías encontrarte en las calles si recibías un ataque. La gente miraba hacia otro lado. Cuando se trata de una accidente de tráfico cruento sin embargo se forman corros que en muchos casos hay que dispersar o arrinconar para que puedan trabajar los servicios de urgencias y del orden. Extraño contraste el de la curiosidad y la solidaridad.

    Precisamente el sábado fui testigo de un tirón. Yo iba en bici. Como me crié en la calle mi natural arrabalero me dictó abalanzarme sobre el ladrón y darle un cebollazo con la mancha. El chorizo descuidero se metió en un restaurante para salir por la puerta trasera tieso como un lancero. Algo se había chutado. Dicho sea de paso no es la primera vez que he visto que ese restaurante sirve de atajo a algún malhechor... Reapareció y vi que un turista iba a por él.

    Ya hace años que dejé de participar en las persecuciones y en general no entro en ninguna bronca porque me excito demasiado y me da unas taquicardias de las que me cuesta demasiado reponerme, pero en esas ocasiones -solo en esas- quisiera ser un hombre y tener fuerza para reducir al tipejo y dejarlo como una mesita de noche. Antes ni lo pensaba y me tiraba a dar como en trance porque valor no me falta, ahora tengo una pésima relación con la violencia. Hay un sátiro suelto en Collserola, una montaña a la que a veces salgo a hacer caminatas, pero no es peligroso y cuando creo que me lo voy a cruzar me hago con una piedra que estoy dispuesta a clavársela como una peineta sin ningún problema. De niña me pegué con niños que luego acabaron en la cárcel y que incluso ya se murieron de la vida tan salvaje que llevaron. Me temían.

    Por lo tanto, la próxima vez que necesites ayuda me llamas e iré. El honor es hoy en día palabra hasta mal vista y sin embargo para mí es de las pocas que tiene valor.

    Esperemos que ese ojo, como creo, se salve.

    ResponderEliminar
  28. Gracias por haber contado lo ocurrido, ya que nada salio en la prensa local.

    Siento una mezcla de dolor, rabia e impotencia por no haber podido hacer más. El dolor es por mis amigos; me siento incapaz de describir el dolor e impotencia que sentí en el hospital, en urgencias, cuando estábamos esperando a que atendieran a Edu, y nos dijeran si Alex iba a perder el ojo. No dábamos crédito a lo ocurrido, no entendíamos nada.

    No se me va esa sensación de tristeza.

    Lo positivo de todo esto es que, gracias a Dios, no ocurrió más, pues pudo ser peor, mucho peor.

    No se nos olvidará lo ocurrido, lo se, y menos aún la entereza y la valentía que mostraron mis amigos para afrontar la situación.
    Sandra fue toda una Heroína, y no se amilanó en ningún momento ante esas bestias defendiendo a su hermano con su vida. Un beso desde aquí.

    A los seguidores del Superehore ( con Mayúsculas), gracias de corazón por los comentarios y el apoyo que estáis mostrando.
    Será cuestión de tiempo, aunque desgraciadamente, para mis amigos, quedarán secuelas.

    No sé si podrán encontrar y detener a esos energúmenos, ojalá, pues terror me da cuando pienso que hasta que alguien no los detenga, van a seguir sembrando el horror por donde pasen.

    Sergio, si te vas a Japón, me voy contigo ¿¿vale??.

    Un beso, Carmen
    TKM

    ResponderEliminar
  29. Aaouie espero que aunque contando con tu natural arrabalero no tengas que hacer uso ante ningún altercado, ni siquiera de carácter menor, aunque cuento entre ambos dejar a cualquier malnacido que así lo merezca tal cual mesita de noche, para que más tarde pase el camioncito de enseres usado para su depósito en vertedero o incineración.
    Así las gasto cuando me los tocan, que le vamos a hacer.

    ResponderEliminar
  30. A Carmen (Konoka) como parte implicada en este triste capítulo, mi más estrecho y confortable abrazo posible, tan fuerte como para que Sandra, Edu y Alex lleguen a percibirlo. Todo pasará, y aunque puede que nunca se olvide y tampoco se perdone, es importante pensar que hay mucha gente buena que muestra desconcierto, vergüenza por lo ocurrido, preocupación y afecto. Todo el que merecéis.
    Un achuchón mayúsculo de SuperEhore. :)

    ResponderEliminar
  31. Uff, es muy complejo dar una opinión sobre el ser humano.

    No conozco a las victimas pero sólo con pensar que le pudiera pasar a cualquier persona cercana se ponen los pelos de punta.

    Ojo con la sociedad que estamos creando.

    ResponderEliminar
  32. Enrique, ojito en el tipo de sociedad en la que nos estamos convirtiendo. A la gente le falta porqué emocionarse, sentir, espontaneidad, alegría o pasamo cuando toca,... en general, Humanidad.

    p.d.: y sí conoces a las víctimas. Más terrible todavía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. http://www.lasprovincias.es/v/20110325/sociedad/dieron-paliza-motivo-20110325.html

    ResponderEliminar
  34. Gracias José Luís, además de la edición digital que comentas se ha publicado en la edición impresa. También el diario adn lo ha publicado: http://www.adn.es/local/valencia/20110324/NWS-1724-palizas-fallas-violencia-policia-valencia.html

    Ojalá pueda servir para seguir un rastro de estos animales.

    ResponderEliminar
  35. A la gente se le va y mucho. Es demencial.

    ResponderEliminar
  36. Hoy por hoy, desgraciadamente, aún siguen investigando sobre el suceso ocurrido. Dan palos de ciego y no encuentran a los culpables, de momento... Dicen que no hay que perder la esperanza pero, ¿hasta cuando?
    Solo quiero que sepais, tanto tu Sergio como Carmen, que siempre os he tenido en el pensamiento, aunque justamente en esa temporada no estuviera en mi mejor momento, ya sabeis.

    No somos humanos, somos inhumanos. Y la gente que no ayudó, aunque hubiese sido en algo, peor que las ratas...

    Un fuerte abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  37. Mariona me temo que al final no habrá desenlace, ni resolución del caso. Una persona se ha quedado sin ojo, ninguno olvidará aquel triste suceso y lo HPs de los agresores saldrán de rositas, por mucho que presione Sarkozy y la madre que los parió.

    ResponderEliminar

¿Decías...?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...